Archivo para energías renovables

¿Se puede caer más bajo?

Posted in Energy news, Opinión with tags , , , , on 13 de mayo de 2013 by Mario Prieto

En España, según la CNE,  se van a instalar 0 Mw sumando todas las tecnologías renovables. Es decir que si sumamos los Mw de Cogeneración, Termoeléctrica, Fotovoltaica, Eólica, Biomasa, Hidráulica, etc., entre todas las empresas que se dedican a las energías renovables en España se tienen que “repartir” 0 Mw. No sé si me explico.

caida2

El resultado dando toda la razón a la CNE no se ha hecho esperar: La inversión en energías limpias ha caído en España en el primer trimestre del corriente un 96%.

Lo dicho y lo repetido hasta la saciedad, pero por si alguien todavía no se ha enterado: este golpe al desarrollo de las energías renovables, paraliza el cambio del modelo productivo que necesita España  y a la competitividad de nuestra economía que, tanta falta nos hace y que  desde ningún otro sector puede lograrse: independencia energética, innovación, creación de empleo,  contención de la contaminación,  disminución, en el medio plazo, de costes para las familias y las empresas,  y mejora de nuestra balanza de pagos. Más del 80% de nuestro déficit comercial proviene de la importación de combustibles y materias fósiles. Esto supone que necesitamos cerca de 40.000 M€ para pagar la factura anual de gas, petróleo y demás energías  fósiles convencionales.

La Santa Inquisición.

Hablar en el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, de ahorro y la eficiencia supone la excomunión automática porque afecta a este sistema que ampara y apoya el consumismo de electridad. Y es que la demanda eléctrica está cayendo como consecuencia de la crisis económica, y el menor consumo está reduciendo los ingresos del sistema, lo cual supone mayor dificultad si cabe para terminar con el déficit de tarifa. Los casi 29.000 millones de euros, supone que cualquier actuación que conlleve ahorro y reducción de ingresos es rechazada de facto. Se han oído gritos desde el interior del Ministerio: ¡Que le corten la cabeza!

Nosotros muy mal ¿y vosotros?: Tirando…

Y fuera están mal pero ni muchísimo menos “cadáveres”. Acabamos de tener acceso al último informe anual de La Agencia Internacional de Energía. Esta señala el estancamiento de la energía renovable y la necesidad de mayores esfuerzos desde los gobiernos. El informe pone de relevancia el lento avance del cambio del modelo energético a través de índices como de intensidad energética del sector del carbono (ESCII), en el que se muestra cuanto se emite de dióxido de carbono, para proporcionar una unidad de energía. El índice situó en 2,9 toneladas de CO2 por tonelada equivalente de petróleo en 1990, y apenas se ha movido hasta el año 2010, año en el cual el índice registra 2,37 t CO2/toe. Así mismo, informó del freno que está suponiendo la crisis económica. A pesar del debate político y del “boom” del sector renovable, no se está produciendo el cambio de modelo energético y hay que hacer un esfuerzo por superar las brechas que existen en el mercado, así como explotar el campo de la eficiencia energética.

¿Qué c… hacemos?

Bueno… ¿y ahora qué? Si bien es cierto, que el sector energético está en plena transformación, diría incluso que en plena “revolución” la cuestión es que todavía no está claro ni en qué dirección ni siguiendo qué fuerzas, de manera que, como no podía ser de otra forma, con esa falta de dirección este modelo energético ha caído en una fuerte crisis. Vamos que como nos descuidemos se muere.

Los síntomas son de todo tipo: el déficit de tarifa, la capacidad instalada sobrante, el sinsentido económico del carbón nacional, la falta de una política de Estado sobre la energía nuclear, renovables si renovables no, falta de compromiso real con el ahorro y la eficiencia energética, etc.

Los intentos de acuerdo sobre una adecuada planificación energética, entre los dos principales partidos españoles han caído en papel mojado. Es absolutamente necesario que  se terminen las improvisaciones, las ocurrencias y las medidas de última hora y se abra un horizonte claro y con la certidumbre que cualquier sector necesita para su desarrollo y evolución. Un desarrollo y evolución donde el ahorro y la eficiencia energética junto con las renovables sean el pilar de esa nueva estrategia energética, donde se potencia definitivamente el autoconsumo, la construcción sostenible y la implantación definitiva de esa gran promesa que es el coche eléctrico.

Nuestra economía será definitivamente, más competitiva si somos capaces de producir con una energía más barata y eso pasa por terminar con el despilfarro económico que supone nuestra insensata dependencia energética del exterior.

El enorme error de las recientes disposiciones legislativas promovidas por el Ministerio de Industria Energía y Turismo, que tanto daño están haciendo a la economía real, y que mantendrán la situación de dependencia energética con su terrible impacto en la balanza comercial y que nos situaran como uno de los países con mayor inseguridad jurídica para las inversiones.

Y ante este panorama ¿qué hacer? Yo entiendo que la mayoría de las empresas abandonen el mercado español, que tiren la toalla buscando sobrevivir en mercado internacionales, es más, es aconsejable. Lo que no entendería es que arrojemos la toalla como sociedad, como ciudadanos.

MP

(artículo escrito y publicado para Energy News)

Anuncios

RENOVABLES MADE IN SPAIN: GAME OVER

Posted in Energy news, Opinión with tags , , , , on 27 de abril de 2013 by Mario Prieto

 

A últimos de Febrero se celebró Genera en IFEMA de Madrid. Acabo de leer los datos oficiales de los organizadores y de los grandes expositores y  siempre se suele inclinar la balanza hacia “el éxito de participación” y “de contactos”, que no lo dudo. Yo estuve allí asistiendo a algunas jornadas (en muchas hubo “overbooking”)  como en los pabellones visitando a algunos expositores y charlando con viejos amigos y sí,  había “picos” de mucho profesional por los pasillos. Pero miren, mi conclusión, de Genera que como todas las ferias sectoriales son un muy fiel reflejo del sector es que aquello era la “noche de los muertos vivientes”. Todo el mundo hablando de lo “muerto” que está todo y sobre que se tendrá que hacer para sobrevivir.  Mucho parado por los pasillos. Amigos profesionales que no huelen un proyecto desde hace muchos meses. Que “sobreviven” de milagro y de lo que les proporciona algún mantenimiento… El que me conoce sabe que soy y de hecho me considero una persona optimista. Me levanto “queriendo ser optimista”, pero de Genera nadie ha salido con optimismo. Yo en Genera y en algunos foros he visto lo que veo en la calle: No hay proyectos. No hay dinero y hay desconfianza.

peligro-caida-a-distinto-nivel

El sector está paralizado, da igual que hables con los de la solar térmica, que no estaban presentes. Incluso los llamados “caldereros” que en todos sus stands tenían, en ocasiones, su gran rincón, para la solar térmica, lo han eliminado. Ahora todos se han lanzado a la eficiencia energética de sus equipos (es decir a quemar gas pero más eficientemente).  ¿Los eólicos? Creo que salvo en alguna ponencia no se les vio por la feria. Nuestro éxito nacional: la fotovoltaica. Pues todos lanzados en oración para que llegue el “autoconsumo”.  Lo siento, pero creo que todavía falta tiempo.  Los amigos de la Biomasa, se les vio y se sintió su presencia, pero nada más.

Que nadie de la cifra estimada de negocio generado en la feria, por favor, para no hacer más daño al sector.

Este frenazo al desarrollo de las energías renovables, que se ha visto reflejado en la gran feria nacional e internacional como es Genera,  está sirviendo a una cuestión no solo clave para la gestión de la mayor amenaza que gravita sobre nuestro planeta (el cambio climático) sino también al cambio del modelo productivo que necesita España  y a una mejora de la competitividad de nuestra economía que desde ningún otro sector puede lograrse: independencia energética, innovación, creación de empleo,  contención de la contaminación,  disminución, en el medio plazo, de costes para las familias y las empresas,  y mejora de nuestra balanza de pagos. Más del 80% de nuestro déficit comercial proviene de la importación de combustibles y materias fósiles. Esto supone que necesitamos cerca de 40.000 M€ para pagar la factura anual de gas, petróleo y demás energías  fósiles convencionales.

Es un error histórico poner la zancadilla a un sector que es de los muy pocos de nuestra industria nacional que han adquirido un liderazgo mundial como “Marca España”. El modelo de renovables que todos han venido a copiar ahora se destruye para que otros lo desarrollen.  Las políticas energéticas actuales van a traer a España más destrucción de empleo en el sector de las renovables que ya inició el anterior gobierno frente a unos planes aprobados que han estimado la creación de 300.000 empleos en el sector de las renovables y cerca de un millón en el de los servicios energéticos para 2020. Pero la destrucción de empleo en el sector de las renovables conlleva la deslocalización industrial y la transferencia de tecnología a terceros países que nunca podremos recuperar. Resulta desconcertante y contradictorio con la realidad social que sufre nuestro país y con la de muchas Comunidades Autónomas que con mayor visión que el Estado vieron en las renovables un factor de desarrollo sostenible para sus territorios.

¿Y cómo está el panorama internacional? Hace unos días leía en un diario nacional el conflicto Rusia-Ucrania: Rusia quiere hacer efectiva la cláusula contractual por la que obligaría a Ucrania a pagar por un gas no consumido durante el 2012. Nada más y nada menos que unos 7.000M$.   Esta semana también nos hemos enterado de que nuestra “Gas Natural” se enfrenta a otro problema. Acaba de  iniciar otro laudo arbitral con Qatargas por una subida de precios. ¿Les suena todavía Sonatrach? Si miran sus facturas  se lo recordará, porque en parte del incremento del recibo están repartidos los 1.400 M€ que se han tenido que finalmente pagar. ¿Se han enterado que Egipto cerró hace unos meses su planta de gas natural en Damietta?  La mayor inversión privada española de Unión Fenosa Gas.  Y lo han hecho  para reservar su materia prima al consumo interno. ¿Alguien duda que la incertidumbre geopolítica siga amenazando el suministro de combustibles fósiles?

energías renovables

Pero volvamos al panorama nacional con los datos de  REE: la demanda eléctrica en febrero se redujo un 5,5% y entre enero y febrero un 4,8%. ¿Saben cuál era la previsión del Ministerio de Industria?  De solo un 0,3% para todo el año. Desde 2007 se ha producido un constante descenso del consumo de electricidad. En 2012 fue del 1,7%. La demanda eléctrica ha retrocedido a la de hace cinco años antes y eso supone un pérdida de ingresos de cerca de 1.000 M€ cada año, a lo que se añade el “cierre de grifo” de los bancos que no permite seguir financiando el déficit de tarifa.

¿Qué hacer con un modelo basado en consumir cada vez más energía importada con una demanda a la baja? ¿Cuánto puede continuar esto y cuanto nos va a costar?

Yo creo que está muy claro. Si los ingresos del sistema continúan disminuyendo a la vez que aumenta  la factura de las importaciones energéticas, es de cajón que el déficit tarifario seguirá creciendo.  La CNE ha advertido recientemente que el déficit de la tarifa del gas puede llegar a 3.000 M€ en 2020. Hasta ahora, básicamente, solo se han tomado medidas, en una sola dirección: paralizar la industria renovable y eliminar apoyos al ahorro energético. ¿Cuál ha sido los efectos directos?: el déficit tarifario ha aumentado en 2012 cuatro veces más que las primas renovables y  el sistema energético sufre como ningún otro sector de inseguridad jurídica.

Si el sistema necesita garantizar más ingresos al régimen ordinario, no le echen la culpa a las renovables sino a un modelo basado en el mayor consumo de combustibles fósiles. Se levantan todos los muros a la inversión renovable y al ahorro energético. Con este sistema obsoleto se perjudica y  penaliza al consumidor, que jamás podrá acceder a las ofertas más baratas y a ser el dueño de su contador y se perjudica a la economía nacional que sigue dependiendo de un suministro y unos precios de la energía impuestos por terceros países de gran inestabilidad política. Señoras y Señores la industria renovable se arruina.

MP

Nueva página web de ENERMAPRI

Posted in Energy news with tags , , , , , , on 22 de febrero de 2013 by Mario Prieto

LogoColorTextBelowEstimados amigos,

quiero haceros partícipes del estreno de la nueva página web profesional que supone reforzar y ofrecer un valor añadido a la marca personal que vengo desarrollando. La nueva web de ENERMAPRI, quiere ofrecer una visión más actual, moderna y dinamizadora de los servivios que como profesional ofrezco. Mi objetivo primordial es ofrecer distinción, compromiso y pasión por mi trabajo.

A todos vosotros, gracias.

HUELLA DE CARBONO

Posted in Energy news, Opinión with tags , , , , , , , , , on 21 de febrero de 2013 by Mario Prieto

huella-de-carbono-h

              La Huella de Carbono es un tema muy interesante, pero a la vez controvertido. Nos afecta a todos y prácticamente a todas las actividades que llevamos a cabo, y los bienes que consumimos, implican un consumo de energía. Huella de Carbono es el nombre que utilizamos para describir el cálculo de las emisiones de los gases de efecto invernadero asociados tanto a organizaciones, eventos o actividades como el ciclo de vida de un producto. La clave está en conocer cómo se generan estas emisiones y de dónde provienen. Es un factor fundamental que debemos analizar para poder tomar las medidas necesarias para su reducción.

Las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), especialmente CO2, producido por la combustión que genera la acción humana y natural, son las causantes de que se aceleren procesos relacionados con un calentamiento global que se traduce en el cambio climático que estamos sufriendo. La Unión Europea se comprometió en el 2002 a rebajar las emisiones de efecto invernadero un 8%, distribuyendo las cargas entre los distintos países  miembros. España vive una situación peculiar dentro de la Unión Europea y es que, pese a ser el país que más redujo sus emisiones en 2010, hemos perdido fuelle en el periodo comprendido entre 1990 y 2010, y seguramente nos quedaremos lejos de alcanzar los objetivos planteados. Aún así, la Agencia Europea de la Energía, asegura que Europa está en el camino adecuado para cumplir el objetivo del Protocolo de Kyoto.

Yo estoy convencido que la importancia del cálculo de la huella de carbono como paso previo para su neutralización y para la aplicación de medidas de eficiencia energética en los entornos construidos, y en toda la cadena productiva y habitacional del país. Se trata, en definitiva de aunar las experiencias de arquitectos, constructores o diseñadores con ingenierías, industriales y otros proveedores de servicios avanzados de gestión de la edificación y la producción, para por un lado, sistematizar un entorno específico construido con una huella de carbono próxima a 0 y que, además, incorpore todos los sistemas de ahorro y eficiencia energética. Hay quien dice que la eficiencia energética es el 5º combustible.

Actualmente el cálculo de la huella de carbono, no es obligatorio a nivel regulatorio, pero hay empresas con un nivel alto de responsabilidad medioambiental que están pidiendo a sus suministradores que les calculen su “huella” como parte del proceso interno de certificación. Estoy convencido que las empresas que adopten estas prácticas serán pioneras y estarán en mejores condiciones de competir, en un entorno económicamente ruinoso. De esto solo se sale con innovación y tecnología. Por supuesto que en cualquier organización, publica o privada hoy más que nunca el vector “energía” se ha convertido en centro de análisis de su planteamiento estratégico y la huella de carbono consiste también en un análisis de costes asociados a la energía y gestionarlos para ser más competitivos.

Fundamental en esta línea, de competitividad o sectores estratégicos,  es la rehabilitación de edificación ya construida, con el objetivo del ahorro y la eficiencia de la energía que consumen, un sector clave para impulsar desde el Gobierno. Creo que puede ser una excelente oportunidad para la creación de empleo y  la innovación para las empresas de nuestro país. Mi próximo post versará sobre este asunto. Pese a los últimos años España sigue teniendo muy buenas credenciales en sostenibilidad y energías renovables. Veremos…

 

 

Nucleares: ni “Si” ni “No”, ni “todo lo contrario”

Posted in Opinión with tags , , , , , , on 27 de enero de 2013 by Mario Prieto

Nucleares

El pasado 1 de enero entró en vigor la ley 15/2013 de medidas fiscales para la sostenibilidad energética con el objetivo de recaudar y destinar a la tarifa eléctrica 3.000 millones de euros para aplacar el déficit de tarifa.  Esta norma que incluye un impuesto del 7% a la producción de electricidad y retiradas de exenciones fiscales al carbón, el fuel o el gas natural para la producción eléctrica también grava con nuevos gravámenes a la nuclear.

Soria dice que esta ley se aprueba con el objetivo de acabar con el déficit de tarifa que ya supera los 24.000 millones. La respuesta no se ha hecho esperar del ámbito de las nucleares: Nuclenor, empresa titular,  anuncia el cierre la central nuclear de Garoña por los nuevos impuestos.  Dicen que mantener la central operativa hasta julio de este año, fecha en la que estaba previsto su cierre, le obligaría a pagar 161 millones de euros en impuestos, es decir, 1,5 veces lo que prevé de ingresos por venta de energía.  “La aplicación de los nuevos impuestos recogidos en la norma deja a Nuclenor fuera de mercado y obliga al cierre anticipado de la planta en 2012”. La central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) se desconectó de la red eléctrica el domingo 16 de diciembre de 2012, quizá ya para siempre.

Pese al carácter reversible que Nuclenor insiste en otorgar a su decisión, todo parece indicar que ésta ya no tendrá vuelta atrás. El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha dejado claro que, ante la renuncia de Nuclenor a solicitar en septiembre pasado la prórroga de funcionamiento hasta 2019 que le brindó en bandeja el Gobierno Rajoy, el único escenario posible es el del cierre definitivo de la central en julio de 2013.
Parece obvio que existe una estrategia de comunicación por parte de Nuclenor para propagar que la causa del cierre es una mera cuestión económica derivada de la incertidumbre regulatoria generada por el Gobierno en el sector eléctrico (incertidumbre que, desde luego, existe, y que afecta especialmente al sector de las energías renovables) y que el cese de su explotación no tiene nada que ver con el funcionamiento de la central nuclear.
En este juego en el que las eléctricas culpabilizan al Gobierno de ser el culpable de que tengan que cerrar la central nuclear de Garoña porque con sus medidas normativas ya no les salen las cuentas (aunque en el 2009, cuando el Gobierno Zapatero tenía que tomar una decisión sobre su cierre o continuidad, Nuclenor porfiaba en que Garoña era extremadamente rentable), el Ejecutivo, en contrapartida, quedaría fortalecido ante la opinión pública como el único que ha sido capaz de resistirse a las pretensiones de los poderosos, del influyente lobby eléctrico. Todos contentos.

Pero no hace falta ser un experto para saber que las cuatro grandes eléctricas que operan en España, Endesa, Iberdrola (propietarias de Garoña) , Gas Natural Fenosa y HC Energía, sumaron unas ganancias de 4.524 millones  de euros en el primer semestre, un 0,4% más que los 4.505 millones del mismo periodo del ejercicio anterior.

En línea con esa estrategia mediática, se ha ido incluso poco a poco relegando a un plano muy secundario el dato de que Nuclenor tendría que invertir al menos 120 M€ para implementar las medidas de seguridad derivadas de las pruebas de resistencia realizadas a consecuencia del accidente nuclear de Fukushima, cuya unidad número 1 es hermana gemela de Garoña. Las eléctricas quieren alejar cuanto antes el fantasma de Fukushima del recuerdo de la opinión pública. Pero es precisamente aquí donde parece estar la clave sobre el cierre de Garoña.

Desde hace décadas, la industria nuclear está en declive. La causa principal es su falta de rentabilidad. Sin las ayudas públicas, directas o indirectas, no lograría sobrevivir. Su elevado coste económico se debe principalmente a las cada vez mayores exigencias de seguridad por parte de la sociedad, especialmente tras los desastres de EE.UU., 1979, Chernóbill, 1986 y ahora Fukushima , 2011. Como muestra, un botón: la compañía eléctrica estatal francesa EDF ha reconocido recientemente que el coste de su única central en construcción, el reactor EPR de Flamanville-3, ha pasado de los 3.300 M€ estimados inicialmente a 8.500 M€.

Lo más probable es que el cierre de Garoña se deba realmente a que sus dueños son conscientes de que las inversiones que tendrían que acometer en el corto y medio plazo para hacer frente a las medidas de seguridad que se exigirían a Garoña son mucho más elevadas de lo que inicialmente dijeron.

En fin, veremos cómo el gobierno define la energía nuclear dentro del nuevo planteamiento energético en el que está trabajando. Por ahora, se mueven nuevas fichas en el tablero de ajedrez energético. Le toca mover a Soria y mueve a Nadal como nuevo Secretario de Energía y a Martí a la presidencia del Consejo de Seguridad Nuclear. Los socialistas también mueven ficha: Narbona a la Vicepresidencia. Con claro perfil antinuclear y muy crítica con la política de Martí, ahora compartirán mesa en el pleno del Consejo. De todas formar me río, yo del perfil antinuclear de aquellos que llegaron al  poder con la convicción de la necesidad de “nacionalizar sectores estratégicos como el energético” y ahora resulta que muchos “ex” del socialismo ocupan cargos importantes y asesoran a empresas de este sector. No se me alarmen que también los hay del PP.

Yo estoy de acuerdo con la Fundación Renovables y su presidente Javier García Breva en cuanto a su propuesta de cierre de las centrales térmicas y nucleares. Este cierre efectivamente, debería hacerse de forma ordenada y planificada, en función de aspectos como su uso de combustibles fósiles de importación, sus emisiones de CO2 y los riegos de su actividad  nuclear.

En todo caso, hay que ganar la batalla de la opinión pública tan influenciada por el lobby convencional que tanto dinero se gasta en educarla. El enfrentamiento en torno a la cuestión de la energía nuclear pone de relieve un tema especialmente controvertido para los ciudadanos: el del empleo.  Lo que más interesa al Municipio es dar nuevas vías de generación de electricidad sostenible optimizando, al mismo tiempo, las nuevas oportunidades de empleo sobre todo para la población trabajadora y con pocos recursos.

A la industria nuclear le gusta promocionar la idea de que la construcción de reactores atómicos de gran tamaño genera puestos de trabajo. Si me permiten hagamos un pequeño estudio laboral: Por ejemplo para crear 70.000 empleos en todo el país, se tendrían que construir unas 22 centrales atómicas. La edificación de un reactor genera únicamente unos 2.400 empleos en el sector de la construcción; una vez activo, bastan simplemente 800 operarios aproximadamente, a tiempo completo para hacerlo funcionar.  Esto tendría un coste de 153.000 millones de euros aproximadamente y un tiempo de construcción de unos 20 años.  Conclusión: una enorme inversión en tiempo y dinero para tan escaso incremento en la ocupación.

Por otro lado y según la Union of Concerned  Scientists (Unión de Científicos Preocupados), una de las asociaciones más respetadas del país, si un  gobierno (como por ejemplo el nuestro) fijara un requisito según el cual las empresas de suministro eléctrico estuvieran obligadas a obtener un 25% de su electricidad a partir de energías renovables, se generarían cerca de 300.000 empleos.  ¿Qué pasa entonces con la electricidad adicional que las centrales nucleares habrían aportado a la red? Las proyecciones energéticas sobre crecimiento energético que se vienen utilizando, posiblemente no sean tan relevantes en el futuro. Las empresas de suministro de electricidad manejan desde hace tiempo para sus cálculos un crecimiento anual de la carga y de las ventas de entre el 1% y el 2%. Esta regla general se ha cumplido probablemente en el 90 por ciento de los últimos 60 años. Pero bien es cierto que a medida que los consumidores comiencen a usar menos energía externa y a producir una proporción mayor de la suya propia, se observará un notable descenso de la demanda.  En toda Europa y América se están registrando caídas similares en el consumo de electricidad y esto obliga necesariamente a reevaluar las necesidades energéticas  futuras y, por consiguiente, las predicciones  de crecimiento.

Es posible que el aumento de la demanda de electricidad destinada a alimentar Internet y otros servicios de comunicación relacionados, así como vehículo eléctrico propicie un aumento del consumo eléctrico en los años venideros.

Desde luego el tema no tiene desperdicio. Es todo “magro”.

Mario Prieto

BALANCES SOSTENIBLES

Posted in Opinión with tags , , , , , , , , , , , on 8 de enero de 2013 by Mario Prieto

  En los siglos XIX y XX los aspectos ambientales, eran ajenos a los procesos económicos y por supuesto a los balances económicos de las empresas. Incluso algunos de los componentes de sus procesos de producción esenciales, como el agua, el suelo o el clima, eran bienes irrelevantes. La consecuencia principal es que nuestro sistema económico ha estado al margen de su entorno medioambiental.  Sin embargo, hoy esos “componentes irrelevantes” han adquirido un valor socioeconómico enorme, es decir que forman parte de la realidad económica y bien la Administración o la iniciativa privada acaba haciéndose cargo de ellos.  Aunque no figuren el los balances si son factores económicamente relevantes y  de gran decisión sobre los mismos.  La pregunta es si un balance puede valorar económicamente estas externalidades socioambientales. Se trataría de integrarlas a las cuentas económicas, a ser posible a partir de cuantificaciones objetivables (toneladas de CO2 emitidas, m3 de agua consumidos o por ejemplo metros cuadrados de suelo ocupados). No es tarea fácil, pero tampoco imposible y en todo caso es necesario incorporar estas partidas infravaloradas  desde una perspectiva sostenibilista. Hay que tener en cuenta tres factores esenciales: la relación costo-eficacia, la eficiencia y la valoración de los servicios sociambientales. La incorporación de todos estos factores a las cuentas económicas es, en mi opinión,  esencial para poder tomar decisiones políticas realmente sostenibilistas.

 

Imagen balance empresarial

¿Qué parámetros socioambientales deberían ser contemplados? Pues, según los expertos, en función de su “valor de uso” actual y futuro; del valor de existencia, es decir que seguirá existiendo independientemente del uso que se haga de él; del “valor de opción” o pagar para que ese activo siga disponible en un futuro. El caso del precio de la tonelada de CO” en función del valor otorgado en el mercado de emisiones es un precedente.

Creo que un tema fundamental es la cuestión del crecimiento. Hay una verdadera obsesión con hacernos creer que la economía solo depende del crecimiento de la facturación. Es peligrosa la velocidad excesiva.  Igual un poco de imaginación no nos vendría mal. Me refiero a que frente a ciertas piruetas o fantasías contables sería importantísimos para eso que llamamos sostenibilidad, unos balance correctos o unas cuentas bien hechas con la internalización en los mismos de los costos sociales y ambientales en los procesos productivos.

La tercera revolución industrial

Posted in Opinión with tags , , , , on 7 de septiembre de 2012 by Mario Prieto

Hace ya varios meses leí el libro de Jeremy Rifkin, “La tercera revolución industrial”. Estoy convencido que este  es un libro visionario sobre lo que energética e industriamente se avecina.  Sencillamente me ha parecido brillante.

Rifkin, es un pensador de referencia para nuestra época. Es consultor de jefes de estado y de empresas en todo el mundo y, en particular asesoró al Vicepresidente Al Gore en la administración demócrata de Bill Clinton. En la actualidad es asesor para la Unión Europea en materia energética.

J.R. nos dice que la tarea prioritaria de la Unión Europea durante la primera mitad del siglo XXI será la de “tomar la iniciativa en la carrera hacia la Tercera Revolución Industrial “. La reducción de las emisiones de CO2 sólo es una parte más de ese empeño: ha llegado la hora de cambiar a una economía baja en carbono.

Nuestra civilización se encuentra en una encrucijada. El petróleo y los otros combustibles fósiles que definieron el modo de vida industrial han entrado en un irreversible declive, y las tecnologías construidas y alimentadas con esas fuentes de energía están envejecidas y deterioradas. Además el cambio climático originado por la actividad industrial basada en los combustibles fósiles se cierne sobre nosotros como una posibilidad muy real.

Rifkin dice que a mediados de la década de 1990 llegó a la conclusión de que se avecinaba una nueva convergencia entre comunicación y energía. La tecnología de Internet estaba a punto de fusionarse con las energías renovables y, con ello, de crear una nueva y potente infraestructura para una Tercera Revolución Industrial.

Creo acertar cuando digo que lo que nos avanza Rifkin no es ninguna utopía ni una visión futurista: en una plazo no superior a los veinte o veinticinco años, cada edificio que construyamos funcionará como su propia “minicentral eléctrica”, capaz de generar tanto energía limpia y renovable para cubrir sus necesidades como un excedente utilizable para otros fines.

Estos son los pilares de la “Tercera Revolución Industrial” que Rifkin, describe tan convincentemente: mayor empleo de energías renovables, construcción de edificios que produzcan su propia energía y transición hacia el uso del hidrógeno como elemento de almacenaje energético.

No debemos perder la oportunidad de ser los inauguradores de la Tercera Revolución Industrial, pues esta nos brinda la oportunidad de cimentar la economía europea sobre una base de progreso y sostenibilidad que garantizará su competitividad a largo plazo.

¡No se pierdan el libro!

Efecto estela

Energía eólica al alcance de todos

Javier Barros

Marketing al servicio del Ahorro, la Eficiencia Energética y las Energías Renovables

Ricardo Galli, de software

De software libre, internet, legales

Blog eCommerce de Juan Macias

Marketing al servicio del Ahorro, la Eficiencia Energética y las Energías Renovables

Natalia Gómez del Pozuelo

Descubre tu potencial de comunicación

El caparazón blog

FORMACIÓN - CONFERENCIAS - SOCIAL MEDIA - EDUCACIÓN Y TIC - TENDENCIAS SOCIALES EN INTERNET - SOCIEDAD POSTDIGITAL - COMUNIDADES - FUTUROS - CREATIVIDAD

Loogic Startups

Marketing al servicio del Ahorro, la Eficiencia Energética y las Energías Renovables

Marketing al servicio del Ahorro, la Eficiencia Energética y las Energías Renovables

Martin Varsavsky | Spanish

Marketing al servicio del Ahorro, la Eficiencia Energética y las Energías Renovables