Archive for the Opinión Category

Entrevista en MATMAX: Mario Prieto, secretario general de AniLED, Asociación Española de la Industria LED

Posted in Opinión on 5 de febrero de 2015 by Mario Prieto

Mario Prieto b-n

“La iluminación LED está alcanzando crecimientos de doble dígito, y el ahorro en iluminación es ya casi una obligación”

Para señalar que acabamos de empezar el año que ha sido designado por la ONU (Organización de las Naciones Unidas) como el “Año Internacional de la Luz y de las Tecnologías basadas en la Luz”, esta semana en matmaxinfo entrevistamos a Mario Prieto, secretario general de ANILED, Asociación Española de la Industria LED.

Seguir leyendo AQUÍ

Anuncios

Entrevista a Mario Prieto: “La iluminación es un mercado de reposición en la actualidad”

Posted in Energy news, Opinión on 5 de febrero de 2015 by Mario Prieto

Mario Prieto_video

Mario Prieto, secretario general de ANILED (Asociación Española de la Industria Led), expone en esta entrevista la trayectoria de esta joven asociación, que nació hace dos años y medio y que persigue desarrollar de forma sostenible el mercado del alumbrado Led.

 

Seguir leyendo AQUÍ

Grandes Cambios en el sector de la iluminación

Posted in Opinión on 31 de enero de 2015 by Mario Prieto

mercado-iforme-convulsion-mercaIlumext-550x360

Os dejo un interesantísimo artículo sobre la situación del sector de la iluminación aparecido en la revista Smartlighting…

La industria de la iluminación está cambiando a pasos agigantados y los tradicionales como Osram o Philips luchan por mantener sus posiciones frente al rápido ascenso de startups como Opple Lighting, Aurora, Cree, TCP, LIFX, Acuity y otras que desembarcan en masa con un enfoque en solo LED.

La lucha de las empresas de iluminación tradicionales por hacerse un hueco en el mercado LED se ve lastrada por los costes de sus tecnologías heredadas como incandescentes, fluorescentes, halogenuros metálicos, vapor de mercurio y de sodio de alta presión. Se trata de encontrar nuevos modelos de negocio que no se basan en la venta de bombillas de repuesto.

Seguir leyendo…http://smart-lighting.es/negocios-mercado/grandes-cambios-en-el-sector-de-la-iluminacion/

La industria de la tecnología LED en un mercado global y competitivo

Posted in Energy news, Opinión on 14 de enero de 2014 by Mario Prieto

Night bridge with lanterns

 

La tecnología SSL es la tecnología de iluminación emergente más innovadora en el mercado. Ofrece alta calidad de luz y rendimiento visual, a la vez que proporciona oportunidades para la reducción de costes, disminución de la contaminación lumínica en ciudades y liderazgo en innovación en los sectores de iluminación y construcción.

Las reglas del juego están cambiando, claramente. Y esto está llevando a una transformación total de la industria de la iluminación, como está ocurriendo en otros sectores donde la tecnología se ha desarrollado fuertemente, por ejemplo la telefonía móvil, internet, aplicaciones informáticas, etc.  Actualmente estamos viviendo un mercado de reposición con la entrada de nuevos e importantes actores en la iluminación eficiente y se están posicionando con fuertes inversiones. Evidentemente, aún existe cierta resistencia de ciertos actores de la iluminación convencional, y no precisamente porque no apuesten por la tecnología Led, de la cual llevan investigando muchos años, sino porque para que estos realicen estos cambios necesitan tiempo. Claro, este cambio tan importante nos que tiene que hacer pensar porque hace poco, cambiábamos una bombilla cada 8.000 a 3.000 horas. Por ejemplo un halógeno cada 3.000 horas aproximadamente. Ahora, se va a vender un producto que no tiene realmente cambio en muchos años. Es un cliente que no va a tener prácticamente o más bien nada de mantenimiento. De manera que estamos tocando, dos actores importantes: la empresa fabricante y la empresa instaladora/mantenedora. Todas las empresas del sector tienen que empezar a adaptarse a las nuevas reglas del mercado.

Por otra parte, se está importando producto que efectivamente no cumplen unas mínimas garantías para el usuario final. Hay que ayudar a estas empresas a profesionalizarse, para que su cadena sepa adquirir un producto adecuado que cumpla unas garantías para el usuario final. La normalización del sector que se ha iniciado con el mandato 519 de la CE, no cabe duda que establecerá unas reglas de juego claras.

Así, a medida que los gobiernos comienzan a prohibir el uso de bombillas incandescentes, se espera que el mercado de la iluminación LED crezca rápidamente. La entrada de multitud de fabricantes ha propiciado una competencia feroz acompasada de importantes mejoras tecnológicas. Pero el crecimiento del mercado no solo depende de estos factores, sino también de las políticas de ahorro de energía de los gobiernos.

Según varios informes, los ingresos de la iluminación LED representan actualmente el 25% de las ventas totales en el mercado de LED de iluminación, y en 2014 es probable que alcance un 40%, superando por primera vez las ventas de las aplicaciones LED para su uso en televisores. En el corto plazo, la demanda de retro-iluminación para televisores seguirá estimulando el crecimiento del mercado, pero a medida que la eficiencia de brillo (lm /W) y la relación precio-eficacia (lm /$) siga aumentando, los observadores del mercado creen que la iluminación LED reemplazará totalmente a la iluminación tradicional. Según los observadores, la tasa de penetración de LED en el mercado de la iluminación en el año 2012 fue del 7 % y se espera que esta cifra aumente a 12% en 2013 y a 50% en 2016.

El mercado europeo se desacelera, y el mercado de EE.UU añade barrera de entrada

La prohibición de la UE de las bombillas incandescentes se inició el 31 de agosto de 2012. Sin embargo, debido a la crisis de la deuda, las principales empresas de LED que se centraron en la venta de bombillas LED en Europa sufrieron caídas de sus pedidos en más de un 20% en el tercer trimestre de 2012. Como la situación del mercado no estaba clara en la segunda mitad de 2012, los canales de distribución con sede en Europa redujeron los pedidos a las empresas del LED con sede en Asia.

La demanda de iluminación ha sido relativamente mejor en el mercado de los EE.UU. debido al aumento del número de nuevos proyectos de construcción de viviendas. Tras el lanzamiento del estándar de iluminación Energy Star  por la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU.  en abril de 2012, los consumidores en el mercado de América del Norte tienen más incentivos para la compra de los productos certificados Energy Star. Marcas como Philips, Osram y GE han obtenido dicha certificación. Esta norma supone una barrera de entrada a las empresas con sede en Taiwán.

Rápido crecimiento previsto

En el mercado español se está produciendo un rápido  crecimiento que en el año pasado se situó en casi un 30% alcanzando cerca de 195 millones de facturación.  Todos esperamos que en España, la iluminación LED, alcance más de un 60% de las ventas en el 2020.

En el ámbito internacional  multinacionales como Philips y Osram han estado invirtiendo en el mercado de China. Osram ha señalado que en 2020, el mercado de la iluminación LED de China representará el 42% de todo el mercado de Asia y el 20% del mercado global. El tamaño del mercado actual en China supera los 8 mil millones de euros (10 mil millones dólares EE.UU.) y se espera que experimente un crecimiento significativo en 2020.

Los ciudadanos y las ciudades

Las preferencias por la iluminación LED quedan reflejadas en el proyecto LightSavers, donde se revela que los ciudadanos prefieren el despliegue de estas tecnologías en las ciudades. Una mayor seguridad y visibilidad son los principales argumentos para esta opción.

LightSavers es un proyecto independiente realizado en un periodo de dos años y repartido en 12 ciudades diferentes, incluyendo Nueva York, Londres, Calcuta y Sydney, en el que se ha analizado la situación del mercado mundial y el potencial de esta tecnología.

En Europa, nos hemos fijado el ambicioso objetivo de incrementar la eficiencia energética en un 20% para el año 2020. La iluminación representa aproximadamente el 50% del consumo eléctrico de las ciudades. Por tanto, las ciudades europeas pueden desempeñar un papel de gran importancia en la reducción de la huella de carbono mediante el despliegue a gran escala de soluciones de iluminación LED innovadoras y respetuosas con el medioambiente.

El mayor despliegue de los sistemas inteligentes de iluminación LED en las ciudades se producirá en la creación de ciudades inteligentes sostenibles: ciudades donde la innovación en iluminación estará interconectada a otras redes de ciudad inteligente (redes de comunicaciones, sistemas de gestión de energías renovables, construcción o tráfico). Esta es la forma ideal de ofrecer servicios de iluminación optimizados y dinámicamente adaptables a ciudadanos y empresas.

Cuando se combina con sistemas de gestión de luz inteligente, la tecnología SSL puede ahorrar hasta un 70% de la electricidad utilizada para iluminación y reducir considerablemente los costos de energía y mantenimiento en comparación con las tecnologías de iluminación .

Varias ciudades de la Unión Europea (en España, por ejemplo Sabadell) han implementado ya la tecnología SSL y han experimentado sus beneficios sobre las tecnologías de iluminación tradicional. Estas ciudades señalan que con la nueva tecnología se obtiene mayor eficiencia, un ahorro energético de hasta el 50-60% y el consiguiente ahorro de costes y reducción de los costes de mantenimiento.

Además, esta tecnología permite mejorar la estética cultural y promover el bienestar y la seguridad ciudadana mediante desarrollos de iluminación creativos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De cómo la I+D+I se convierte en riqueza para un país.

Posted in Energy news, Opinión with tags , , , , , on 11 de enero de 2014 by Mario Prieto

A cinco años del estallido de la crisis, España parece asomar la cabeza hacia la recuperación. Pero si bien vamos recuperando, poco a poco, la competitividad perdida, aún quedan varias tareas pendientes antes de poder afirmar que contamos con la base necesaria para que la industria española pueda crecer con firmeza.

I+D+I

 

Claro está que no podemos pretender competir en los mercados con un nivel salarial bajo como su única baza, especialmente en comparación con la ventaja competitiva que tienen otros países de Asia y el Este de Europa. Hay dos grandes factores que hay que impulsar con el fin de desarrollar al máximo su potencial de crecimiento: la productividad y la inversión en I+D. Necesitamos un programa industrial con miras a largo plazo.

Actualmente, nuestro país tiene un pronunciado déficit en cuanto a inversión en I+D si lo comparamos con la industria europea. Mirando las cifras, la industria española dedica el 0,84% del valor de su producción en actividades de I+D. La inversión de la UE, en comparación, casi se duplica, en el 1,5%. La correlación entre el posicionamiento competitivo y el impulso a la innovación se puede observar claramente. En los sectores donde España muestra un diferencial positivo frente a la UE15 —en temas de material de transporte— la posición competitiva de nuestro país es particularmente fuerte. Otro debate actual es si la jornada laboral española es la más adecuada para incentivar la productividad del empleado. Si bien somos uno de los países de la UE que más horas trabajamos, este tiempo no parece traducirse a la producción final de la empresa. Según una de las primeras consultoras internacionales, cada 10% de diferencial en este factor retribuiría un 0,33 % en la aportación directa al PIB. Es decir, si aumentásemos en un 34,1% nuestra productividad para situarnos en la media europea, supondría un impulso del 1,13% para el PIB español. Un incremento similar se notaría en el caso del I+D, donde posicionarnos al nivel de la media elevaría en un 1,17% el PIB. En total, el PIB podría crecer un 2,3%.

Si bien hay varios parámetros determinantes en la competitividad de la industria española, el potencial de España sigue lastrado por la falta de confianza en la capacidad de innovación y producción propia de los españoles. Y en esto llegamos al debate de la generación de ideas.

¿Cuánto valen las ideas?

Valen demasiado como para seguir ignorándolas. EEUU ha decidido, en una decisión histórica, contabilizar la investigación y el desarrollo no como un gasto, sino como una inversión. Esto supone unos 300.000 millones de dólares que, por primera vez, aparecen como una inversión en las cuentas nacionales del país. ¿Qué por qué no se ha hecho antes? ¿Es tan complicado saber cuánto vale una idea? EEUU no ha inventado nada, ya que Australia y Canadá ya lo hacen. La Unión Europea está ultimando los detalles para comenzar a hacerlo a partir del próximo año.

Este movimiento pretende reflejar mejor un cambio que ya ha sucedido: hace ya tiempo que el valor de algunas de las empresas más exitosas del mundo se basa más en ideas que en una flotilla de camiones. Apple o Google son los mejores ejemplos de esto. Su valor en el mercado es muchas veces superior al de sus fábricas, oficinas y otras inversiones tangibles.

En cambio España resalta por su escasa contribución en intangibles. Bajo la etiqueta de intangible caben muchas cosas más que la I+D. El término incluye desde el software que usa una empresa, sus técnicas de marketing o los fondos dedicados a formar empleados y organizarlos de formas más eficientes.

Si España adoptara la misma medida que EEUU el efecto sería mucho menor. En España las empresas invierten menos del 1% del PIB en I+D, con lo que el efecto de contabilizarlo como inversión sería pequeño. Los estados de la UE tienen un perfil menos decidido por la innovación, el gasto privado en I+D y el predominio de la economía intangible. Y estos componentes están cada vez más asociados al crecimiento en las economías actuales, que, al contrario que en 1929, se basan mucho más en el conocimiento, la innovación, la investigación y el desarrollo según la OCDE.

Hoy por hoy sólo se pude competir con ideas, especializarnos en una producción barata y de baja calidad es hipotecar nuestro futuro. Podríamos lanzarnos a construir otras 50  estaciones de AVE, pero el beneficio marginal que añadiría cada uno de ellos sería cada vez menor, mientras que las ideas no se agotan, no tienen límites en cuanto al retorno económico que pueden generar.

Noticias esperanzadoras

Nos queda mucho por hacer pero parece que vamos en buena línea. Las compañías españolas son cada vez más conscientes de la importancia de la innovación para generar crecimiento. España está cerca de la media mundial en cuanto a los sectores en los que más se planea fomentar la innovación: productos, tecnología y modelos de negocio, donde España está por encima de la media mundial (17 frente al 10%).

Aun así nos queda distancia por acortar respecto a los líderes europeos en innovación. En España, el sector público aporta en torno a la mitad de todos los recursos dedicados a investigación. El porcentaje aportado por las empresas era del 52% del total en el 2011, según el INE, lo que nos aleja del perfil de las economías  más dinámicas como Alemania, donde en 2010, las empresas aportaban el 65% de toda la I+D.

El INE cifra en 20.487 empresas innovadoras en nuestro país, pero sólo las empresas más grandes, unas 3.000, son reconocidas a efectos de inversión en I+D+I. Aunque no se lo crean es un tema contable. En términos de contabilidad una empresa puede computar su gasto en I+D como inversión sólo si sabe la rentabilidad económica de ese gasto, lo que para las pequeñas y medianas empresas poder “capitalizar”  su gasto en I+D e innovación, es decir, cifrar el beneficios que darán durante este año o el siguiente, es una tarea mucho más difícil, lo que empuja a muchas a no hacerlo. Si además, se suma el hecho de que en España, predominan las pequeñas y medianas empresas, se obtiene parte de la explicación de por qué el sector privado no apuesta tanto por el I+D. Claro, que no podemos  olvidar la paupérrima cultura emprendedora en nuestro país y que la mayoría de las empresas ven la inversión en I+D como un gasto y no una inversión. Y que me dicen del riesgo. Innovar es arriesgar. Las economías más innovadoras tienen un fuerte componente de “incertidumbre” y también requieren un ambiente institucional muy diferente al de España. Hay que trabajar ciertas claves, para obtener un buen modelo de éxito, como: facilidad para la financiación, la colaboración público-privada, la orientación a resultados de las universidades, la cultura y respeto por el emprendedor. Hay todavía una tremenda desconexión entre el mundo investigador encapsulado en la obsesión por lo público y lo académico y la realidad de las empresas privada, sus necesidades e inquietudes.

Un informe encargado por el Ministerio de Economía y Competitividad abunda en esta idea. El trabajo ha analizado qué porcentaje de las investigaciones españolas de mayor excelencia aparecen citadas en patentes de otros países. Los resultados indican que en algunos años, hasta el 40% de toda la ciencia de excelencia en España, en su mayoría hecha por investigadores pagados con fondos públicos, son citados en patentes de marcas extranjeras. Es decir, que empresas aprovechan  investigaciones españolas en campos muy especializados para aplicarlos luego al desarrollo de sus patentes. Explicándolo de una manera clara, que investigar investigamos pero las patentes y los beneficios se lo llevan empresas extranjeras. Desastre.

Algunos datos ofrecen luz a toda esta oscuridad y es que los créditos blandos que concede El Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), uno de los pilares del nuevo modelo de financiación de la I+D en España previsto en la Ley de la Ciencia aprobada en 2011, funciona. Esto es importante si se tiene en cuenta que las empresas que hicieron I+D en el ejercicio anterior son un 53% más propensas a seguir haciéndolo.

Un repaso de algunos de los hitos en la investigación que más riqueza han generado, nos lleva por ejemplo al Genoma Humano, que tildan de la más rentable de la historia. El proyecto para obtener el primer genoma humano completo costo 3.800 millones y generó 140$ por cada dólar invertido. Otro claro ejemplo son las investigaciones sobre Quimioterapia, que hoy genera un negocio de unos 13.000 millones $.

¡Por favor, más cultura del emprendimiento, la innovación y sobre todo de inversiones y colaboraciones público-privadas!

_@mcprieto

La ERT o el poder en Europa

Posted in Energy news, Opinión with tags , , on 1 de noviembre de 2013 by Mario Prieto

Lo prometido es deuda. Prometí contarles algo más sobre la European Round Table (ERT) y aquí está mi nuevo artículo, sobre una organización que concentra a las 50 empresas más potentes de Europa y con gran influencia sobre los grandes líderes europeos. Pero, ¿Son beneficiosos los contactos entre el poder económico y los representantes políticos? ¿Es bueno que mantengan conversaciones sobre desempleo, crecimiento, innovación, energía, etc.? Hay quien ha definido a la UE como una “lobbycracia”, donde no existe un debate público real  y los lobbies de la industria son más, tienen más dinero y un acceso privilegiado a los centros de poder, pero también es cierto que la élite de las multinacionales no tiene poder de veto. Su influencia puede ser grande pero no absoluta. Los políticos de tiempo en tiempo se enfrentan a una cuestión importante para su supervivencia “las elecciones”, de manera a veces pueden tomar decisiones en contra de los deseos de esta llamada “lobbycracia”.

Es en el año 1983 cuando Wisse Dekker (Philips) junto con otros 16 magnates de la industria Europea impulsa la creación de la ERT, para aumentar su influencia  en un proyecto europeo que ya pujaba por competir en una economía global dominada por EE.UU y en la que Japón comenzaba a despuntar: “Si esperamos a que nuestros gobiernos hagan algo, tendremos que esperar demasiado. No se puede dejar todo en manos de los  políticos. La industria debe de tomar la iniciativa”.

Que la influencia de la ERT fue en aumento lo evidencian las palabras de Keith Richardson         (antiguo Secretario General) en 1993: “Acceso significa poder llamar a Helmut Kohl y recomendarle que se lea un informe. También quiere decir que John Major te llame para agradecerte los puntos de vista de la ERT, o almorzar con el primer ministro sueco justo antes de la decisión sueca de incorporarse a la UE”. Muchas de las grandes decisiones políticas adoptadas están inspiradas en las propuestas de este grupo. La estrategia de Lisboa, que “por primera vez situó la competitividad como el objetivo primordial de la UE”, sería un buen ejemplo. Hay voces que indican que este grupo ha sido clave para organizar la élite empresarial de Europa “dotándola de cohesión interna y arbitrando perspectivas rivales en todos los sectores y nacionalidades” y que “en Europa se ha asumido un discurso neoliberal que fue promovido en los 90 por la ERT, y que ponía énfasis en la desregulación del mercado laboral, la reducción del Estado de bienestar y la reorientación de la educación a las exigencias de la multinacionales europeas”.

Dentro de la composición de la ERT, Alemania cuenta con el mayor número de miembros, un total de siete, seguida por Italia y Francia, que cuentan ambos con cinco puestos. Alemania recuerda, siempre que tiene ocasión, que es el mayor contribuyente de la Unión Europea, algo que tiene mucho que ver con que supone un tercio de la riqueza que genera anualmente la región (PIB). Su poder político, que se ha hecho evidente en las decisiones que han tomado las instituciones europeas durante el actual periodo de crisis, se replica en la Mesa Europea de Industriales.

Este grupo ha sido determinante en la creación de grandes infraestructuras de transporte y en la adopción del mercado único, así como el Acta Única y el impulso de las telecomunicaciones. No se consideran un lobby, sino un foro de industriales europeos que trata de “alertar a los responsables políticos de problemas inminentes y dar ideas para sus soluciones”. La cuestión es ¿qué papel están desempeñando estos 50 industriales en la coyuntura actual? El lema de la ERT es “más Europa”: prioridad en I+D+I, apuesta por los sectores de la energía y el transporte y educación: “Hay que animar a los estudiantes a apostar más por la tecnología porque Europa está perdiendo muchos ingenieros”. Pero, ¿Cómo se hace todo esto en un clima de austeridad? Hay una fuerte conexión entre las medidas que imponen Bruselas y la ERT, llegando a defender la austeridad incluso antes de que la troika la asumiera como la solución a la crisis.

A la ERT, hoy presidida por el sueco Leif Johansson (Ericsson), sólo se accede por invitación personal: sus miembros son los que deciden quién será el siguiente en entrar. La influencia de este grupo se deriva de los cuantiosos recursos que moviliza (entre todas las industrias generan unos beneficios de 1,3 billones de euros y dan empleo a más de 6,5 millones de personas) y del acceso privilegiado que tienen sus miembros a jefes de Gobierno nacionales y líderes europeos. En este club de élite, la industria española cuenta con cuatro asientos  que corresponden a César Alierta, de Telefónica, Antonio Brufau, de Repsol; Ignacio Galán, de Iberdrola, y Pablo Isla, de Inditex.

Para definir las líneas de actuación, los 50 miembros acuden a una sesión plenaria cada seis meses. Generalmente se reunían un domingo por la noche para la cena organizada por uno de sus miembros, que tenía lugar en algún lugar especial: un museo en Berlín, la Ópera de Milán o incluso el Palacio Real de Londres. La fecha y el lugar se mantenían en secreto para “evitar interrupciones inoportunas”.

Ya ven, pese a su influencia, la ERT es una completa desconocida para la mayoría. Sus miembros dicen que esto no responde a una estrategia de ocultación, que están lejos de ser una organización secreta y que en realidad, cualquiera puede leer sus informes. El problema añaden es que los medios y la sociedad suelen plantear la política como algo hecho por legisladores y altos funcionarios. Por supuesto que hay lobbies y grupos de interés, pero se piensa que su influencia se limita a una esfera muy restringida. La élite de las multinacionales no tiene poder de veto. Su influencia puede ser grande pero no absoluta. Por otra parte hay quien denuncia la falta de transparencia por no haber acceso a los documentos de todas las reuniones que se mantienen con funcionarios europeos y la excesiva influencia de los lobbies en Bruselas.

En todo caso, mientras les propongo el debate, la ERT prosigue con su excelente agenda.

MP

@_mcprieto

Crecimiento económico Vs. Energías verdes.

Posted in Opinión on 26 de agosto de 2013 by Mario Prieto

energías renovables

La situación

No nos engañemos. Hacer un buen “coctel”, con ingredientes como Industria, ecología y globalización no es nada fácil. Estamos, aún por encontrar al “barman”. Si además este “coctel”, se hace en una de las mayores crisis económicas y de consumo de la historia, es harto complicado que por ejemplo, los fabricantes de automóviles (10% del PIB nacional) no se alarmen, ante una posible caída de la competitividad ante el anuncio de la Comisión Europea de rebajar los objetivos de las emisiones de CO2. España ha pedido a la UE que no sigan “reforzando los límites de emisiones de CO2, de los automóviles”, ya que perjudica sobremanera al sector a cumplir con una de las normativas más estrictas del mundo. Los fabricantes, son claros: “ahora se trata de mejorar nuestra competitividad, ya tocará los nuevos objetivos medioambientales”. “Si España perdiera competitividad se traducirá en menos crecimiento y menos empleo”

No me cabe duda, que miremos donde miremos, el sector automovilístico es una de nuestras joyas industriales nacionales. Los datos del 2012, son claros y rotundos: mantuvieron las inversiones, destinaron 3.000 millones a I+D+I y su balanza comercial obtuvo un superávit de 10.600 millones de euros, un 6,7% más que en el 2011. Sin embargo de cada 10 vehículos fabricados en España, solo uno se vendió dentro de nuestras fronteras. Con todo esto, ¿qué le ocurriría a nuestra industria si salen adelante los ambiciosos objetivos de reducción de emisiones de Bruselas? ¿Hay que atemperar las exigencias que inciden en la reducción de emisiones, ya que influyen en la competitividad de esta industria (más con la situación de producción actual)  al generar costes adicionales, como investigación, desarrollo, etc.?

En el otro lado del problema, tenemos una contaminación del tráfico, brutal. Los elementos nocivos que respiramos a través del tubo de escape de los vehículos, siguen siendo un problema muy grave para nuestra sociedad. Hay mejoras, pero ni muchísimo menos suficientes. En el 2010 se registraron niveles de NO2 por encima de los límites legales en el 44% de las estaciones de control de la calidad del aire.

 

La electricidad verde

Las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por el transporte sólo menguaron un 0,4% entre 2009 y 2010. Igualmente el consumo energético del transporte se redujo apenas un 4,3% en el 2011, de manera que uno de nuestros grandes retos en las próximas décadas será paliar los efectos desastrosos del transporte salvaguardando los aspectos positivos de la movilidad. En mi opinión España, con Europa puede asumir el liderazgo, intensificando aún más los esfuerzos en el fomento de la innovación tecnológica en el ámbito de la movilidad eléctrica, para ir hacia el cambio urbano necesario: Smart Cities.

¿Tiene que ver la competitividad con las restricciones de emisiones de CO2? Quédense con este dato: el Gobierno gastó 45.000 millones de euros en la importación de hidrocarburos.

El sector del vehículo eléctrico sigue en una fase muy inicial. Se crearon unas expectativas que no se han correspondido con la realidad. ¿Se acuerdan del anterior ministro Miguel Sebastián? ¡Como para olvidarle…! Pues como gran visionario, afirmó que la promoción de los vehículos eléctricos era una “cuestión de estado” y que para el 2014 se esperaba que se alcanzase el millo de utilitarios eléctricos. En el 2012 apenas se alcanzaron 500 ventas.

Aún con toda esta situación, los grandes fabricantes siguen trabajando e invirtiendo en el desarrollo de coches eléctricos, ya que los obstáculos que frenan la compra de estos vehículos siguen siendo importantes: la aún corta autonomía, los escasos puntos de recarga disponibles y aún elevados precios. Hay informes como el KPMG que auguran que en 15 o 20 años el coche eléctrico no supere el 15% del parque automovilístico actual. Espero que se equivoquen.

 

A la cola: la desindustrialización.

Todo el mundo sabe que hemos pasado de ser líderes en renovables a estar en la cola. Y todo el mundo debería de saber que la situación del planeta es mucho peor que la de hace cuatro años. Hemos avanzado en que no hay ideología  política que niegue el cambio climático aunque nuestros gobiernos estén tomando decisiones equivocadas.

La gran ventaja de empresas españolas como Abengoa, Gamesa y otras muchas que alcanzaron un conocimiento y una experiencia probablemente únicos en el mundo, es que a nivel internacional no tengan problemas para competir. La pena es que estas empresas desmantelen sus infraestructuras en España.

En España el Ministro de Industria ya estableció la reindustrialización de España como uno de sus objetivos. Pero no solo sigue sin haber crédito sino que se han puesto las bases para destruir la poca industria propia que se ha desarrollado en las últimas décadas como es el caso de nuestra industria de renovables, la segunda en patentes de todo el mundo. A pesar de ello, si este nuevo marco contribuye a dotar a la industria eléctrica de la seguridad jurídica que no ha disfrutado en estos en estos últimos años y logra el objetivo último de que no se genere  más déficit en el futuro podría llegar a considerarse como un mal necesario para dar carpetazo a una era de incertidumbre especialmente dañina para el conjunto de la economía española. Me temo que no.

El problema de la creciente desindustrialización no es un problema solo de España, sino también de nuestros países vecinos. En los últimos 5-6 años, la producción industrial europea ha descendido prácticamente un 10% a través del cierre y deslocalización de empresas, con una pérdida de más tres millones de empleos y reducción del peso del sector industrial en el PIB del 20% al 16%. Toda esta industria se está desplazando a los países emergentes y supone una pérdida de competitividad al depender cada vez más de las importaciones y de la tecnología exterior. Con esa  situación no es nada fácil la implementación de políticas de reactivación económica al haber perdido la base industrial propia.

En mi opinión, la reindustrialización solo es posible con un modelo de economía que priorice las inversiones en I+D+I a través de nuevas especializaciones productivas por encima del modelo especulativo que ha predominado hasta hoy. Pero exige otro modelo energético que deje de consumir fuentes energéticas importadas del exterior y las sustituya por la única energía autóctona del ahorro y las energías limpias. La eficiencia es la clave, por lo que ¿Creen de verdad que un modelo que depende energéticamente en más de un 80% de las importaciones puede ser sostenible y competente?

La reindustrialización necesita nuevas especializaciones productivas. La energía va a ser un factor decisivo y la eficiencia energética con renovables constituye esa especialización productiva clave en cualquier proyecto reindustrializador.

La Comisión Europea estudia un plan de recuperación industrial y las próximas reuniones del Consejo Europeo deberían ser una oportunidad de acordar propuestas concretas. Bien es cierto que la principal preocupación hoy es la situación más que dudosa de toda la banca europea y el difícil acceso al crédito, pero un  nuevo impulso a la inversión industrial en la misma dirección que tomó la Reserva Federal de los EEUU  sería una señal positiva para toda la economía europea. ¿Está trabajando la ERT en esta recuperación industrial? Por supuesto. La ERT (European Round Table of Industrialists), con sede en Bruselas, aglutina a los “capitanes” de las 50 empresas más potentes de Europa. www.ert.eu

Con un solo vistazo queda claro que para la ERT una parte de la legislación europea obstaculiza el comercio y debe ser revisada. Pedían, por ejemplo, más mercado único, revisar las ayudas comunitarios a Estados que vayan en contra de la competencia global, más acciones para asegurar el suministro energético (no descartaban el uso del gas de esquisto, para cuya extracción su utiliza el polémico fracking) aumentar la inversión en I+D+I y crear un mercado laboral más flexible, entre otras cuestiones.

¿Quieren saber más sobre la ERT? En unas semanas se lo cuento…

 

MP

@_mcprieto

Artículo realizado y publicado en Energy News http://www.energynews.es/crecimiento-economico-vs-energias-verdes/

Efecto estela

Energía eólica al alcance de todos

Javier Barros

Marketing al servicio del Ahorro, la Eficiencia Energética y las Energías Renovables

Ricardo Galli, de software

De software libre, internet, legales

Blog eCommerce de Juan Macias

Marketing al servicio del Ahorro, la Eficiencia Energética y las Energías Renovables

Natalia Gómez del Pozuelo

Descubre tu potencial de comunicación

El caparazón blog

FORMACIÓN - CONFERENCIAS - SOCIAL MEDIA - EDUCACIÓN Y TIC - TENDENCIAS SOCIALES EN INTERNET - SOCIEDAD POSTDIGITAL - COMUNIDADES - FUTUROS - CREATIVIDAD

Loogic Startups

Marketing al servicio del Ahorro, la Eficiencia Energética y las Energías Renovables

Marketing al servicio del Ahorro, la Eficiencia Energética y las Energías Renovables

Martin Varsavsky | Spanish

Marketing al servicio del Ahorro, la Eficiencia Energética y las Energías Renovables