¿Qué hago para ser emprendedor?

Misión Red Bull

Los antecedentes. Con toda franqueza para que me sitúen aquellos que lean este artículo o “reflexión por escrito”. Llevo desde el 2011, intentado emprender con proyectos de mi propia cosecha o para ser más justo la mayoría de ellos con mi socio. Soy de aquellos que las circunstancias laborales me han colocado en el camino o mejor dicho me han “forzado” a tomar la decisión de que había que dar otro cambio. Algo que simpre tenía en mente, pero que nunca tomé acción. O si…de alguna manera ya la tomé, en el año 2000 cuando abandoné un puesto “cómodo”, “de los de para toda la vida”, “sueldo seguro”, etc.  en la Administración, para dar un vuelco a mi vida laboral/profesional y embarcarme en el sector inmobiliario. La verdad es que al principio no tuve mucha compresión de aquellos que me rodeaban, incluida la familia. No les culpo. Estamos mal educados.  La pregunta es ¿La educación que recibimos de nuestros padres, la escuela, universidad incluso Masters en escuelas de negocios, etc., nos preparan adecuadamente para enfrentarnos al mundo real? A quién no le han dicho esa frase de “Estudia mucho, saca buenas notas y encontrarás un trabajo bien pagado, con excelentes beneficios”…Llevo tiempo buscando otras respuestas. Las necesito.  La recomendación de nuestros abuelos o padres quizás si valía cuando se la dieron a ellos en 1940, pero en nuestro “veloz” mundo cambiante, creo que esta recomendación no vale para nada. Tengo dos hijas y creo que no me perdonaría que la educación que pueda transmitirlas quede en un “Id a la escuela, aprovechad bien el tiempo, sacad buenas notas y encontrareis un seguro y buen trabajo”. Robert Kiyosaki lo ha bautizado como la “carrera de la rata”. Estudia/Trabajo/Tarjetas de Crédito/Coche financiado/ Casarse/Casa con Hipoteca a 40 años/Hijos/ Necesidad de más dinero/ Más horas de trabajo o segundo empleo/ Estudio para ascenso/ Más trabajo/ A lo mejor más ingresos/ Más gasto/…

El mundo necesita emprendedores. Se necesitan nuevas ideas que generen dinero. Y necesitamos educación financiera para saber gestionar nuestro dinero y nuestras finanzas.  Pensamiento y acción.

¿Cómo percibo que está cambiando el mundo?

Aceleración.  Ritmo de cambio  vertiginoso. Casi no da tiempo a asimilar los cambios. La tecnología inunda nuestra vida. Chip, chip, chip…Aparecen nuevos territorios alternativos: Internet y globalización. Otros territorios ahora son una posibilidad válida. Abundancia o lo que es lo mismo, muchas, muchas opciones…Hay mayor ambigüedad en todo. ¿Cuánto de fiable es ahora una estrategia, sobre todo a largo plazo? Revolución/Anarquía. ¿Está el poder de nuevo en la gente? Ansiedad. Temor. Aquellos que no hagan de la seguridad su “santo grial tienen todas las posibilidades de sobrevivir. ¿Te atreverías a decir, que hoy hay seguridad? Pues entonces deja de buscar un fantasma. Ser emprendedor es saber que al final solo depende de ti.

Cómo tenemos que pensar a partir de ahora.

El fracaso es necesario. No estoy loco. Lo que digo es que el fracaso retroalimenta. ¿Quién ha hecho o conseguido algo a la primera? Un emprendedor está dispuesto a someterse al fracaso porque está dispuesto a probar, a equivocarse, a aprender y sobre todo está dispuesto a mejorar. Un mediocre no está dispuesto.

Añadir valor. Hay que buscar la diferenciación. Distinguirse. Si es difícil, ya lo sé. Pero nadie dijo que fuese fácil. Hay que pensar. Poner a trabajar las neuronas. Uno se sorprende cuando se entrena a diario. Las ideas llaman a las ideas igual que el dinero llama al dinero.

Buscar la manera. Siempre la hay. El emprendedor ve una oportunidad donde el resto ve dificultades. Lo aparentemente difícil en sencillo.

Siempre se puede hacer mejor. La mejora no tiene fin. El emprendedor huye del conformismo.

Los títulos no equivalen al éxito. No te preocupes si no tienes una titulación académica. Ser emprendedor es un estado mental y no un currículum vitae.

¿Y todo esto como se hace? Te lo voy a decir bien claro. ¿Estás preparado para escucharlo?    H A C I E N D O L O.  Convéncete, como lo hice yo. No hay otra. ACCIÓN. Hay que ponerse a hacer. Hay que preguntarse todos los días, como puedo cambiar esto para mejorarlo…Hay que conseguir minimizar todas las cuestiones  o dependencias externas. Que no te condicione la “prima de riesgo” (que siempre ha estado ahí), ni las cifras del paro, ni el IPC.  Si dependes eres vulnerable. Que  todo dependa de ti. Porque  en realidad todo depende de ti.

Te has dado cuenta que estamos rodeados de un bombardeo continuo de malas noticias, de negativas noticias. ¿Es que nadie se ha atrevido a un medio de comunicación de buenas noticias?  Nos han educado y acostumbrado a vivir necesitando escuchar malas noticias. Las hay, claro que las hay, no pretendo que huyas de la realidad o mejor dicho de esa parte de la realidad, porque  también hay miles de buenas noticias. Y también son reales. Hay mucha gente que está aprovechando bien la situación para cambiar. En las crisis de cualquier naturaleza, personal o profesional se puede crecer, se puede progresar. Solo hace falta quitarse el miedo al cambio. ¿De dónde crees que han salido las ideas, los grandes pensamientos o los grandes inventos?  Pues de la necesidad. De la angustia de la necesidad. De las ganas que siempre ha tenido el hombre de progresar.  Contéstame una cosa: ¿Cuál es tu verdadera tragedia, o la mía,  la de estar viviendo está crisis o la de no querer pensar, actuar en definitiva, luchar para superarla? Yo ya he encontrado la respuesta.

¡Suerte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: