HUELLA DE CARBONO

huella-de-carbono-h

              La Huella de Carbono es un tema muy interesante, pero a la vez controvertido. Nos afecta a todos y prácticamente a todas las actividades que llevamos a cabo, y los bienes que consumimos, implican un consumo de energía. Huella de Carbono es el nombre que utilizamos para describir el cálculo de las emisiones de los gases de efecto invernadero asociados tanto a organizaciones, eventos o actividades como el ciclo de vida de un producto. La clave está en conocer cómo se generan estas emisiones y de dónde provienen. Es un factor fundamental que debemos analizar para poder tomar las medidas necesarias para su reducción.

Las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), especialmente CO2, producido por la combustión que genera la acción humana y natural, son las causantes de que se aceleren procesos relacionados con un calentamiento global que se traduce en el cambio climático que estamos sufriendo. La Unión Europea se comprometió en el 2002 a rebajar las emisiones de efecto invernadero un 8%, distribuyendo las cargas entre los distintos países  miembros. España vive una situación peculiar dentro de la Unión Europea y es que, pese a ser el país que más redujo sus emisiones en 2010, hemos perdido fuelle en el periodo comprendido entre 1990 y 2010, y seguramente nos quedaremos lejos de alcanzar los objetivos planteados. Aún así, la Agencia Europea de la Energía, asegura que Europa está en el camino adecuado para cumplir el objetivo del Protocolo de Kyoto.

Yo estoy convencido que la importancia del cálculo de la huella de carbono como paso previo para su neutralización y para la aplicación de medidas de eficiencia energética en los entornos construidos, y en toda la cadena productiva y habitacional del país. Se trata, en definitiva de aunar las experiencias de arquitectos, constructores o diseñadores con ingenierías, industriales y otros proveedores de servicios avanzados de gestión de la edificación y la producción, para por un lado, sistematizar un entorno específico construido con una huella de carbono próxima a 0 y que, además, incorpore todos los sistemas de ahorro y eficiencia energética. Hay quien dice que la eficiencia energética es el 5º combustible.

Actualmente el cálculo de la huella de carbono, no es obligatorio a nivel regulatorio, pero hay empresas con un nivel alto de responsabilidad medioambiental que están pidiendo a sus suministradores que les calculen su “huella” como parte del proceso interno de certificación. Estoy convencido que las empresas que adopten estas prácticas serán pioneras y estarán en mejores condiciones de competir, en un entorno económicamente ruinoso. De esto solo se sale con innovación y tecnología. Por supuesto que en cualquier organización, publica o privada hoy más que nunca el vector “energía” se ha convertido en centro de análisis de su planteamiento estratégico y la huella de carbono consiste también en un análisis de costes asociados a la energía y gestionarlos para ser más competitivos.

Fundamental en esta línea, de competitividad o sectores estratégicos,  es la rehabilitación de edificación ya construida, con el objetivo del ahorro y la eficiencia de la energía que consumen, un sector clave para impulsar desde el Gobierno. Creo que puede ser una excelente oportunidad para la creación de empleo y  la innovación para las empresas de nuestro país. Mi próximo post versará sobre este asunto. Pese a los últimos años España sigue teniendo muy buenas credenciales en sostenibilidad y energías renovables. Veremos…

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: