PRESENTE Y FUTURO DEL MERCADO LED ESPAÑOL EN UN CONTEXTO EUROPEO.

En los próximos años en Europa, vamos a asistir a la eliminación gradual de bombillas incandescentes, sustituyéndose con nuevas tecnologías de iluminación Ecológicas y de bajo consumo energético (Reglamento CE nº 244/2009 de la Comisión.  1 de Septiembre 2012). Se van a sustituir 8.000 millones de bombillas.

En unos años la tecnología LED se convertirá en la tecnología más versátil y de menor consumo para la iluminación general y, además de nuevas opciones arquitectónicas y de diseño para un mayor confort y bienestar, ofrecerá luz de alta calidad y gran rendimiento visual. Contribuirá a la consecución del crecimiento inteligente, sostenible e integrador de la Estrategia 2020. Y es que estamos viviendo, en los últimos años un incremento notable de la presencia de esta tecnología con unas estimaciones de un crecimiento anual medio que acapare el 24% de la facturación total del sector. Pero además hay estimaciones post-crisis de un aumento de la facturación hasta un 50%. Para el 2020 se prevé que un 60% de las luminarias suministradas, podrían ser LED.

Hace menos de 10 años, hablar de la tecnología LED en iluminación era casi “ciencia ficción” y hoy es una realidad. Esta rápida integración en un mercado, muy definido e inmovilista durante años, se debe a la revolución que esta tecnología ha supuesto en el ámbito de la iluminación.

Como cualquier nueva tecnología que irrumpe en un sector, los comienzos no están siendo fáciles, generándose recelos y dudas, que ralentizan la incorporación comercial aun cuando existe una base tecnológica y unos argumentos sólidos en pro de la aplicación de la misma. De igual manera, la incorporación de una tecnología innovadora conlleva la aparición de productos de baja calidad, que aprovechándose de la falta de criterios de calidad y normativas, por mor de la rápida aparición y expansión de nuevos productos, acrecientan las dudas y propagan, en muchos casos, experiencias negativas sobre la tecnología surgida.

En la actualidad, estas siendo disipadas. La evolución de la tecnología con productos consolidados, las experiencias de instalaciones exitosas, aparición de primeros textos de normalización  y criterios de calidad existentes junto con otros indicadores positivos, hacen que los productos de iluminación de tecnología LED, sean hoy ya un producto de referencia en el mercado. Ejemplos de la consolidación de estos productos son, por un lado, la apuesta firme de los grandes fabricantes de equipos de iluminación por esta tecnología, siendo hasta hace no mucho, los primeros reticentes sobre la misma. Y por otro lado, los primeros pasos firmes de las ESE’s (Empresas de Servicios Energéticos), ámbito en expansión cada vez mayor en España, que permite grandes inversiones en proyectos basados en el ahorro generado mediante eficiencia energética y que en el ámbito de la iluminación, van ligadas cada vez más  a la instalación de tecnología LED.

         Por lo tanto tenemos la necesidad de un mercado que crezca y avance liderado por fabricantes de prestigio, de calidad contrastada y con vocación de permanencia en el mercado. Que ofrezcan garantías necesarias para el cambio de modelo. Tendremos que estar alerta sobre el intrusismo profesional, la actividad pirata y el oportunismo. Igual como ha ocurrido en otros sectores.  Hay mucho por hacer, desde el trabajo en el desarrollo normativo del sector y la tecnología, hasta generar más confianza en los usuarios y consumidores, pasando por una bajada de precios adecuada a unos costes. Esto no va a ser fácil teniendo en cuenta los rápidos procesos de innovación a los que la tecnología LED hoy se ve sometida.

Los beneficios de esta tecnología son indiscutibles. La tecnología LED aplicada a la iluminación nos dirige automáticamente al concepto de eficiencia energética, es decir, la disminución significativa de la energía utilizada, manteniendo los mismos niveles de confort y calidad de la iluminación existente. Una de las características  más llamativa de los productos de iluminación basados en la tecnología LED, es su durabilidad. Más de 50.000 horas de funcionamiento frente a las 10.000- 18.000 horas de media de las otras tecnologías del mercado.

Íntimamente ligado a la durabilidad, está la depreciación del flujo luminoso emitido. Todos los equipos de iluminación, especialmente los basados en tecnología de descarga, sufren una disminución del flujo luminoso emitido a lo largo de su vida útil, pero mientras los equipos de tecnología LED consiguen mantener a las 50.000 horas de uso flujos en torno al 75-80% del inicial, las tecnologías de iluminación habituales están en torno a las 5.000 horas para alcanzar ya esa depreciación.

El IRC (Índice de Reproducción Cromática) que podríamos definir como la capacidad que una fuente luminosa tiene para reproducir fielmente los colores, es un factor a tener en cuenta, pues a mayor IRC la capacidad de visión del ser humano aumenta, tanto en definición de lo

que vemos, como en confort para nuestros ojos. Este índice, en las iluminaciones habituales tanto de interior como exterior, está en valores comprendidos entre 20-50, cuando la tecnología LED, alcanza valores superiores a 80, siendo el máximo 100.

En cuanto a los ahorros que se generan con el uso de esta tecnología, la reducción de potencia, sin perjuicio de los niveles de iluminación existentes y mejorando la calidad de la luz emitida, conseguida por la tecnología LED, al final deviene en un ahorro energético significativo. En la situación coyuntural que nos encontramos, la dependencia de la energía ha llegado a unos niveles que no se pueden sostener. El ahorro, entendido como eficiencia energética se hace imprescindible a todos los niveles. El Parlamento Europeo acaba de aprobar una directiva de eficiencia energética, con fecha 21 de Septiembre de 2012, en primer lugar alertando de la insostenibilidad de la dependencia energética y definiendo los pilares de la política de eficiencia energética a seguir, a corto, medio y largo plazo

Edificio noche

En términos generales, el ahorro energético conseguido por un equipo de iluminación de tecnología LED frente al de otra tecnología existente, es de entre un 50 a un 60% de la potencia instalada. Aunque no es extraño encontrarnos con ahorros de entre el 70 al 80%. Un correcto dimensionamiento de los escenarios a iluminar, la utilización de una tecnología de alta eficiencia y su gestión optimizada, nos permite unos ahorros muy significativos, tanto energéticos como económicos, así como una mayor preservación del medio ambiente, aspecto ligado a la producción de energía.

En resumen, podemos concluir, que la tecnología LED aplicada a la iluminación ha llegado para quedarse. Sus parámetros técnicos superan a las de las tecnologías existentes, su durabilidad y prestaciones consiguen ahorros energéticos hasta ahora no posibles sin reducir los niveles de iluminación y confort necesarios. Es una tecnología consolidada y con aún mucho margen de mejora, por lo que abre un mercado actual y un campo de investigación futuro que establece un nuevo escenario en iluminación.

Aun así hay mucho por hacer. Hoy la Industria LED se enfrenta a ciertos problemas con los consumidores y los usuarios profesionales:

  • Por una parte se está comercializando mucho producto LED  de mala calidad: aunque haya ya en el mercado de la UE algunos productos LED de buena calidad, muchos de los que se ofrecen actualmente están bastante mal diseñados y fabricados, la luz que emiten es una luz blanca y fría de baja calidad y apenas sirven para algo más que para hacer de lámparas de sustitución.
  • Ocurre también que los consumidores observan que la duración de vida  de esos productos es en realidad mucho más corta que la que se anuncia en sus envases.
  • Se considera por tanto que el cumplimiento de unos requisitos mínimos de calidad es un factor fundamental para garantizar la satisfacción de los consumidores con la iluminación LED y para desarrollar el mercado de esta tecnología. Teniendo en cuenta que son los Estados miembros los que se encargan de controlar el rendimiento y seguridad de los productos que se venden en el mercado de la Unión con la etiqueta CE (vigilancia del mercado), el establecimiento de un sistema eficaz de vigilancia del mercado es condición indispensable para que puedan difundirse en el mercado de la UE productos LED de alta calidad.
  • El coste de la compra inicial es alto: los rápidos avances que registra la tecnología LED en materia de componentes y de procesos de fabricación y las fuertes inversiones realizadas por varias empresas están haciendo posible que los costes desciendan a un ritmo de un 30 % anual. Pese a ello, se prevé, hasta donde es posible hacerlo, que la tecnología LED seguirá siendo más cara que las otras tecnologías de iluminación existentes. No obstante, como las lámparas LED de alta calidad ofrecen una larga duración de vida y sus costes de mantenimiento son por tanto menores, los usuarios profesionales tendrán que tomar sus decisiones de compra en materia de iluminación calculando el coste total de propiedad (CTP) del producto considerado.
  • Los usuarios, por lo general, no conocen bien las ventajas y posibilidades de la tecnología LED: no saben que el LED es una importante tecnología hipocarbónica y no son capaces de sopesar sus costes y sus ventajas.
  • Las tecnologías quedan obsoletas con rapidez y faltan normas: los usuarios dudan en invertir en la tecnología LED debido al continuo descenso de los  precios y a la celeridad con la que se producen los avances tecnológicos (la  eficacia de las lámparas LED se duplica en los laboratorios cada 18-24 meses).

Además, la normalización en el ámbito de esta tecnología sigue hoy   presentando lagunas, incluso en materia de seguridad. Por lo tanto la Industria de la tecnología LED debe fijarse dos objetivos claros: uno sobre la demanda  con políticas de sensibilización sobre consumidores, usuarios y profesionales. Los argumentos que tienen que utilizarse son los de alta calidad de producto, ahorro energético, y una serie de iniciativas para evitar deficiencias en el mercado.

El otro objetivo debe de fijarse sobre la oferta  con políticas que  fomenten  la competitividad y el liderazgo mundial y por supuesto, hoy más que nunca, el empleo.

     En el mercado español, en estos días, asistimos a una buena noticia, para el sector y es la constitución de la Asociación Española de la Industria led (ANILED) www.aniled.es.

Hay que felicitarse por esta iniciativa, porque de modo general, la representación y defensa de los intereses empresariales, para intentar mejorar el entorno económico, fiscal, laboral y social en el que se desarrolla la actividad empresarial ha sido la actividad más propia y característica de las organizaciones empresariales, y por supuesto lo tiene que ser de esta nueva asociación.

Por lo tanto, el papel de ANILED,  como interlocutor ante el mercado, los poderes públicos, organismos sociales y culturales, su influencia en la conformación de determinadas políticas públicas, así como los cauces para ejercerlas, y las responsabilidades que esta adquiere en la prestación de servicios, son elementos que convierten a esta asociación como a otras, en organizaciones claves e indispensables para una sociedad sana, desde un punto de vista empresarial y social.

Y es que la colectividad es el cauce para conseguir los objetivos comunes respetando las individualidades. Este es el valor intrínseco de la cooperación, y este tiene que ser también el valor intrínseco de ANILED.

En la actualidad, una competencia en el mercado español cada vez más feroz, en un mercado incipiente, fragmentado y desorganizado hace que individualmente no se pueda acceder a muchas instancias, que para crecer haya que aliarse, el pertenecer a un grupo aumenta las posibilidades de competir sin que ello mine nuestra individualidad, un verdadero grupo, una asociación debe respetar la individualidad y favorecerla, pues es lo que enriquece al grupo, y lo que hace avanzar, integrando intereses individuales con los comunes de todos los que forman parte del grupo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: