Reforma energética al servicio de su “lobby”

El panorama energético en España, esta de pena, al menos para las energías renovables y el ahorro y la eficiencia energética.

El Partido Popular ha rechazado hace unos días en el Pleno del Congreso la propuesta de reforma energética planteada por el PSOE, afeando al principal partido de la oposición que no acometiera estos cambios normativos pese a haber estado los últimos siete años en el Gobierno. El portavoz del partido popular de Energía, Antonio Erías, expreso su “perplejidad” por la moción del grupo socialista en la que proponía una reforma integral y de futuro del sector eléctrico, así como la retirada de las últimas medidas adoptadas por el Ejecutivo, como las nuevas medidas tributarias o los recortes de subvenciones a las renovables.  Antonio Erías, acusaba a los socialistas de redactar un texto por un partido que no ha estado en el Gobierno durante dos legislaturas. “Si tenían claro que la reforma energética era vital para el desarrollo del país, si eran conscientes de la insostenibilidad del mecanismo de primas, de que eran necesario modificar el mercado eléctrico o de que la seguridad regulatoria eran un objetivo irrenunciable, no entendemos por qué no pusieron en marcha dichas reformas”. Pero estas acusaciones son las de siempre ¿Qué ocurre con todas esas “extraordinarias” ideas de los “aspirantes” al poder  cuando lo obtienen?  Hace unos días en una exposición de humor gráfico leía una viñeta del gran  “el Perich”  que decía que decía que “un político es el tío que tiene soluciones cuando está en la oposición y problemas cuando está en el gobierno”. Simplemente genial.

Por otra parte en estos días el Gobierno  ha puesto encima de la mesa un anteproyecto de medidas fiscales, dicen que para acabar con el déficit de tarifa, pero todo indica que será (como se sospechaba) a costa de los consumidores. La industria ya ha puesto, con toda la razón, el grito en el cielo. Este coste va a hacer perder competitividad a nuestro producto y a nuestra industria, que si está mal, esto ya puede suponer el remate. Yo no estoy seguro que en las condiciones actuales, la industria española pueda asumir un coste energético de esta magnitud. En este anteproyecto se sigue protegiendo a las energías convencionales

No sé muy bien en que se está pensando cuando la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) ha elaborado este año dos informes sobre renovables y empleo. Los dos inciden en el potencial de las limpias para luchar contra uno de los problemas más acuciantes en tiempos de crisis, como es el desempleo. El último presta atención al acceso de todo el mundo a la energía y vaticinas que las renovables podrían crear millones de puesto de trabajo en los países desarrollados.

Legislativamente se está acabando con un sector pero por otro el Secretario de Estado Federico Ramos en la XI Reunión de las partes del Convenio de las Naciones Unidas sobre Diversidad Biológica que se está celebrando en Hyderabad (La India), ha subrayado la importancia de potencias las oportunidades laborales que ofrece “la economía verde” y daba el dato de que en España se han incrementado un 235% en la última década. Ramos ha dicho que “la generación de empleo es uno de los principales objetivos de España” y del Gobierno y que se deben potencias las iniciativas ligadas a la “economía verde”, porque cuentan con la dualidad de que contribuyen tanto a conservar la biodiversidad como a crear nuevas y necesarias oportunidades laborales”.

Miren, ¿ no hay algo de contradicción en todo esto?. Yo no dudo en absoluto de que las palabras del Secretario de Estado sean sinceras en cuanto a su motivación por el empleo y por supuesto de que acabar con el desempleo es tarea prioritaria del Gobierno de la nación. Pero con medidas legislativas sobre materia energética como estas, creo que se equivocan de plano. Se equivocan con la retribución por el servicio de interrumpibilidad que acabaremos pagando los consumidores. Se equivocan cuando permiten elevar las importaciones de gas argelino aunque haya caído la demanda un 1,6%. Se equivocan cuando la subida de costes energéticos pone en riesgo el poco tejido industrial y amenaza la continuidad de miles de empleos.

Igual hay que seguir el rastro del dinero.  Las grandes compañías energéticas pueden alardear de contar con el grupo de presión más poderoso en Madrid. Una fuerza tan influyente que, hasta el momento, al menos ha sido capaz de dictar las “opciones energéticas de España”. ¿Quiénes son estos que trabajan en nombre de las compañías petroleras, gasistas y eléctricas, que son ex miembros de comisiones encargadas de supervisar y regular el sector o antiguos trabajadores de las diversas agencias y organismos autonómicos y estatales encargados de la regulación de la industria energética?  Me recuerda a la famosa “puerta giratoria”, por la que los altos ejecutivos de las empresas energéticas y las altas autoridades gubernamentales salen y vuelven a entrar, intercambiando puestos y chaquetas en una especie de combinación difusa y perpetua de competencias . ¿Recuerdan las películas de Charló?

Senadores y diputados de comisiones parlamentarias clave reciben aportaciones económicas para las campañas electorales de sus correspondientes partidos políticos a cambio de sus inclinaciones favorables a la industria y de la elaboración de la legislación apropiada, y luego vuelven a ser recompensados cuando abandonan el cargo con puestos de representación política de intereses de una o más empresas del sector.

¿Qué que obtiene la industria de la energía a cambio de sus generosidad?  M-u-c-h-o. El rendimiento de su inversión haría las delicias de Emilio Botín o cualquier otro banquero. Entre 775.000 millones y un billón de dólares en 2012 en ayudas a los combustibles fósiles. Para las renovables, 66.000 millones de dólares en 2010. Son cifras ofrecidas por la prestigiosa organización de investigación medioambiental Worldwatch Institute en un nuevo análisis que se puede consultar a través de su servicio online Signos Vitales.

Para asegurarse de que los políticos acatan su disciplina, el lobby de la energía vierte, por ejemplo en España, millones de euros en campañas públicas y en la financiación de sus propios institutos educativos, que proporcionan becas a los investigadores proclives al punto de vista de la industria y financian campañas de organizaciones de base que tienen la misión de convencer a los electores de que la gran esperanza de nuestro país pasa por apoyar a las grandes empresas gasistas, petrolíferas y eléctricas. Y lo cierto es que su estrategia les está reportando resultados muy buenos.

Uno de los grandes esfuerzos de la gran industria energética convencional se ha centrado en sembrar la duda y el escepticismo públicos en torno al cambio climático. Se han gastado y se siguen gastando indecentes sumas de dinero en presionar al gobierno contra la aprobación

Anuncios

Una respuesta to “Reforma energética al servicio de su “lobby””

  1. […] Reforma energética al servicio de su "lobby" […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: