Archivo para noviembre, 2012

LA REGLA DE LAS 10.000 HORAS

Posted in Marketing News, Mis lecturas with tags , , , , on 29 de noviembre de 2012 by Mario Prieto

Bill Gates, un joven y brillante matemático que descubre la programación. Deja Harvard. Funda con sus amigos una pequeña empresa de informática llamada Microsoft; y a fuerza de pura brillantez, ambición y cuajo, la convierte en un gigante del sector del software. Hasta aquí, el perfil en sentido amplio. Pero vamos a cavar un poquito más profundo.  El padre de Gates era un rico abogado de Seattle; y su madre, hija de un banquero acomodado. De niño, Bill se reveló como un telento precoz, fácilmente aburrido por los estudios; así que sus padres lo sacaron de la escuela pública y, cuando iba a empezar el séptimo curso, lo enviaron a Lakeside, una escuela privada a la que las familias de la elite de Seattle enviaban a sus hijos. A mitad del segundo año de Gates en Lakeside, la institución creó un club informático.

Todos los años, el Club de Madres de la escuela organizaba un mercadillo de artículos usados; y siempre estaba la pregunta de adónde iría el dinero (recuerda Gates). A veces se destinaba al programa de verano, que permitía a los chicos de ciudad pasarlo en el campus. También se destinaba a las necesidades de los profesores. Aquel año se invirtieron tres mil dólares en una terminal informática sita en cuartito del que precedimos a apoderarnos. Nos parecía una cosa asombrosa.  Y tanto, porque era 1968. Y en los años sesenta ni siquiera las universidades tenían clubes informáticos. Pero más asombrosa aún fue la clase de ordenador que adquirió Lakeside. Esta escuela no hizo aprender programación a sus estudiantes mediante el laborioso sistema de tarjetas perforadas, como hacían prácticamente todos los demás en los sesenta. Por el contrario, Lakeside instaló el llamado ASR-33 Teletype, una Terminal a tiempo de compartido con conexión directa a un ordenador central en la ciudad de Seatle. Teniendo en cuenta que la idea misma de tiempo de proceso compartido no se concibió hasta 1965, alguien estaba tomando la delantera: si Bill Joy tuvo una oportunidad extraordinariamente temprana de aprender programación con un sistema de tiempo compartido en su primer año universitario, 1971, en 1968, Bill Gates pudo programar en tiempo real mientras cursaba octavo de educación básica.

A partir de aquel año, Gates vivió en la sala del ordenador. Él y otros empezaron a enseñarse a sí mismos cómo usar aquel extraño dispositivo nuevo. Ni que decir tiene que alquilar una Terminal entonces puntera como la ASR salía caro incluso para una institución tan rica como el Lakeside, así que los 3.000 dolares recaudados por el Club de Madres no tardaron en agotarse. Los padres recaudaron más dinero. Los estudiantes se lo gastaron. Entonces, un grupo de programadores de la Universidad de Washington formó un equipo llamado Computer Center Corporation (o C al Cubo), que arrendaba  horas de ordenador a empresas locales. Quiso la suerte que una de los fundadores de la firma, Monique Roma, tuviera un hijo en Lakeside, un año por delante de Gates. Y el club informático de Lakeside, se preguntó Rona ¿no le gustaría probar los programas de software de la empresa durante los fines de semana a cambio de tiempo de programación gratuito? ¡Pues no faltaba más! Después de la escuela Gates, tomaba el autobús a las oficinas de C al Cubo y programaba hasta bien entrada la noche.

C al Cubo acabó por quebrar, lo que dejó a Gates y a sus amigos merodeando alrededor del centro informático de la universidad de Washington. No tardaron en dar con otra empresa, ISI (Information Sciences Inc), que les cedió horas de ordenador gratuitas a cambio de su trabajo en un software para automatizar nóminas de empresa. Durante un periodo de siete  meses de 1971, Gates y sus cohortes sumaron 1.575 horas de tiempo de programación con la unidad central ISI, lo que hace un promedio de ocho horas, siete días por semana.  Era mi obsesión (cuenta Gates al hablar de sus tempranos al año del instituto). Me saltaba la educación física. Iba allí por las noches. Programábamos durante los fines de semana. Rara era la semana que no echábamos veinte o treinta horas. Hubo un periodo en el que Paul Allen y yo nos metimos en líos por robar un manojo de contraseñas y bloquear el sistema. Nos echaron. Durante todo el verano no pude usar el ordenador. Esto fue cuando yo tenía quince o dieciséis años. Entonces averigüé que Paul había encontrado un ordenador libre en la universidad de Washington. Tenían estas máquinas en el centro médico y el departamento de Física. Trabajan sobre un programa de 24 horas, pero con grandes periodos inactivos, de modo que entre las tres y las seis de la mañana había un hueco de tres horas (ríe Gates). Salía de noche, pasada mi hora de acostarme. El trecho desde mi casa a la Universidad de Washington podía cubrirse a pie. También tomaba el autobús. Por eso soy siempre tan generoso con la Universidad de Washington, porque me dejó robar tantas horas de ordenador.

Años más tarde la madre de Gates dijo:

-Siempre nos preguntábamos por qué le costaba tanto levantarse por las mañanas.

Entonces, uno de los fundadores de ISI, Bud Pembroke, recibió una llamada de la empresa tecnológica TRW, que acababa de firmar un contrato para informatizar la enorme central eléctrica de Bonneville, al sur del estado de Washington. TRW necesitaba desesperadamente programadores familiarizados con el software concreto que usaba la central. En aquellos días tempranos de la revolución informática, era difícil encontrar programadores con esa clase de experiencia especializada. Pero Pembroke sabía exactamente a quién llamar: a aquellos chavales de Lakeside que llevaban miles de horas encima del ordenador central de ISI. Gates ya estaba en su último año de instituto; y de algún  modo se las arregló para convencer a sus profesores de que le dejaran mudarse a Bonneville, con motivo de un proyecto independiente de estudios. Allí paso la primavera escribiendo códigos, bajo la supervisión de un hombre llamado John Norton, que al decir de Gates le enseñó más de programación que ninguna otra persona que hubiera conocido antes.Aquellos cinco años que van desde octavo grado al final del instituto fueron el Hamburgo de Bill Gates, quien, se mire como se mire, supo aprovechar una serie de oportunidades aún más extraordinaria que la que disfrutó Bill Joy.La oportunidad número uno consistía en que Gates fue enviado a lakeside. ¿Cuántos institutos en el mundo tenían acceso a una Terminal a tiempo compartido en 1968? La oportunidad número 2 consistía en que las madres de Lakeside tenían bastante dinero para pagar las tarifas del ordenador escolar. Número tres: cuando aquel dinero se agotó, resultó que una de las madres trabajó en C al Cubo, que a su vez necesitaba a alguien que comprobase sus códigos de software durante los fines de semana que pasara a las noches entre semana. Número cuatro: Gates descubrió ISI poco antes de que esta empresa necesitara a alguien que informatizase sus nóminas. Número cinco: Gates vivía a escasa distancia de la Universidad de Washington. Seis: la universidad tenía un ordenador  libre tres horas al día. Siete: TRW llamó a Bud Pembroke. Ocho: los mejores programadores que Pembroke conocía para una tarea dada resultaron ser dos chavales de instituto. Nueve Lakeside estaba dispuesta a permitir que estos chavales pasaran la primavera escribiendo códigos en otro lugar.

¿Y que tenían en común prácticamente todas aquellas oportunidades? Que le dieron a Bill Gates tiempo suplementario para practicar. Cuando Gates dejó Harvard después de su segundo año de su estudiante para probar suerte con su propia empresa de software, llevaba siete años consecutivos programando prácticamente sin parar. Había sobrepasado con creces las diez mil horas. ¿Cuántos adolescentes del mundo reunían la clase de experiencia que tenía Gates?

– Me sorprendería mucho que hubiera habido cincuenta en todo el mundo- contesta él-. Estaba C al Cubo y aquel software para nóminas que hicimos; y luego llegó TRW, todas aquellas cosas llegaron juntas. Creo que tuve mejor acceso al desarrollo de software a una edad temprana que ninguna otra persona en aquel periodo de tiempo, y todo debido a una serie increíblemente afortunada de acontecimientos.

Artículo a partir de la lectura del libro “Fueras de serie” (Outliers). Malcolm Gladwell. Taurus 2009.

 

Anuncios

Reforma energética al servicio de su “lobby”

Posted in Energy news, Opinión on 9 de noviembre de 2012 by Mario Prieto

El panorama energético en España, esta de pena, al menos para las energías renovables y el ahorro y la eficiencia energética.

El Partido Popular ha rechazado hace unos días en el Pleno del Congreso la propuesta de reforma energética planteada por el PSOE, afeando al principal partido de la oposición que no acometiera estos cambios normativos pese a haber estado los últimos siete años en el Gobierno. El portavoz del partido popular de Energía, Antonio Erías, expreso su “perplejidad” por la moción del grupo socialista en la que proponía una reforma integral y de futuro del sector eléctrico, así como la retirada de las últimas medidas adoptadas por el Ejecutivo, como las nuevas medidas tributarias o los recortes de subvenciones a las renovables.  Antonio Erías, acusaba a los socialistas de redactar un texto por un partido que no ha estado en el Gobierno durante dos legislaturas. “Si tenían claro que la reforma energética era vital para el desarrollo del país, si eran conscientes de la insostenibilidad del mecanismo de primas, de que eran necesario modificar el mercado eléctrico o de que la seguridad regulatoria eran un objetivo irrenunciable, no entendemos por qué no pusieron en marcha dichas reformas”. Pero estas acusaciones son las de siempre ¿Qué ocurre con todas esas “extraordinarias” ideas de los “aspirantes” al poder  cuando lo obtienen?  Hace unos días en una exposición de humor gráfico leía una viñeta del gran  “el Perich”  que decía que decía que “un político es el tío que tiene soluciones cuando está en la oposición y problemas cuando está en el gobierno”. Simplemente genial.

Por otra parte en estos días el Gobierno  ha puesto encima de la mesa un anteproyecto de medidas fiscales, dicen que para acabar con el déficit de tarifa, pero todo indica que será (como se sospechaba) a costa de los consumidores. La industria ya ha puesto, con toda la razón, el grito en el cielo. Este coste va a hacer perder competitividad a nuestro producto y a nuestra industria, que si está mal, esto ya puede suponer el remate. Yo no estoy seguro que en las condiciones actuales, la industria española pueda asumir un coste energético de esta magnitud. En este anteproyecto se sigue protegiendo a las energías convencionales

No sé muy bien en que se está pensando cuando la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) ha elaborado este año dos informes sobre renovables y empleo. Los dos inciden en el potencial de las limpias para luchar contra uno de los problemas más acuciantes en tiempos de crisis, como es el desempleo. El último presta atención al acceso de todo el mundo a la energía y vaticinas que las renovables podrían crear millones de puesto de trabajo en los países desarrollados.

Legislativamente se está acabando con un sector pero por otro el Secretario de Estado Federico Ramos en la XI Reunión de las partes del Convenio de las Naciones Unidas sobre Diversidad Biológica que se está celebrando en Hyderabad (La India), ha subrayado la importancia de potencias las oportunidades laborales que ofrece “la economía verde” y daba el dato de que en España se han incrementado un 235% en la última década. Ramos ha dicho que “la generación de empleo es uno de los principales objetivos de España” y del Gobierno y que se deben potencias las iniciativas ligadas a la “economía verde”, porque cuentan con la dualidad de que contribuyen tanto a conservar la biodiversidad como a crear nuevas y necesarias oportunidades laborales”.

Miren, ¿ no hay algo de contradicción en todo esto?. Yo no dudo en absoluto de que las palabras del Secretario de Estado sean sinceras en cuanto a su motivación por el empleo y por supuesto de que acabar con el desempleo es tarea prioritaria del Gobierno de la nación. Pero con medidas legislativas sobre materia energética como estas, creo que se equivocan de plano. Se equivocan con la retribución por el servicio de interrumpibilidad que acabaremos pagando los consumidores. Se equivocan cuando permiten elevar las importaciones de gas argelino aunque haya caído la demanda un 1,6%. Se equivocan cuando la subida de costes energéticos pone en riesgo el poco tejido industrial y amenaza la continuidad de miles de empleos.

Igual hay que seguir el rastro del dinero.  Las grandes compañías energéticas pueden alardear de contar con el grupo de presión más poderoso en Madrid. Una fuerza tan influyente que, hasta el momento, al menos ha sido capaz de dictar las “opciones energéticas de España”. ¿Quiénes son estos que trabajan en nombre de las compañías petroleras, gasistas y eléctricas, que son ex miembros de comisiones encargadas de supervisar y regular el sector o antiguos trabajadores de las diversas agencias y organismos autonómicos y estatales encargados de la regulación de la industria energética?  Me recuerda a la famosa “puerta giratoria”, por la que los altos ejecutivos de las empresas energéticas y las altas autoridades gubernamentales salen y vuelven a entrar, intercambiando puestos y chaquetas en una especie de combinación difusa y perpetua de competencias . ¿Recuerdan las películas de Charló?

Senadores y diputados de comisiones parlamentarias clave reciben aportaciones económicas para las campañas electorales de sus correspondientes partidos políticos a cambio de sus inclinaciones favorables a la industria y de la elaboración de la legislación apropiada, y luego vuelven a ser recompensados cuando abandonan el cargo con puestos de representación política de intereses de una o más empresas del sector.

¿Qué que obtiene la industria de la energía a cambio de sus generosidad?  M-u-c-h-o. El rendimiento de su inversión haría las delicias de Emilio Botín o cualquier otro banquero. Entre 775.000 millones y un billón de dólares en 2012 en ayudas a los combustibles fósiles. Para las renovables, 66.000 millones de dólares en 2010. Son cifras ofrecidas por la prestigiosa organización de investigación medioambiental Worldwatch Institute en un nuevo análisis que se puede consultar a través de su servicio online Signos Vitales.

Para asegurarse de que los políticos acatan su disciplina, el lobby de la energía vierte, por ejemplo en España, millones de euros en campañas públicas y en la financiación de sus propios institutos educativos, que proporcionan becas a los investigadores proclives al punto de vista de la industria y financian campañas de organizaciones de base que tienen la misión de convencer a los electores de que la gran esperanza de nuestro país pasa por apoyar a las grandes empresas gasistas, petrolíferas y eléctricas. Y lo cierto es que su estrategia les está reportando resultados muy buenos.

Uno de los grandes esfuerzos de la gran industria energética convencional se ha centrado en sembrar la duda y el escepticismo públicos en torno al cambio climático. Se han gastado y se siguen gastando indecentes sumas de dinero en presionar al gobierno contra la aprobación

Efecto estela

Energía eólica al alcance de todos

Javier Barros

Marketing al servicio del Ahorro, la Eficiencia Energética y las Energías Renovables

Ricardo Galli, de software

De software libre, internet, legales

Blog eCommerce de Juan Macias

Marketing al servicio del Ahorro, la Eficiencia Energética y las Energías Renovables

Natalia Gómez del Pozuelo

Descubre tu potencial de comunicación

El caparazón blog

FORMACIÓN - CONFERENCIAS - SOCIAL MEDIA - EDUCACIÓN Y TIC - TENDENCIAS SOCIALES EN INTERNET - SOCIEDAD POSTDIGITAL - COMUNIDADES - FUTUROS - CREATIVIDAD

Loogic Startups

Marketing al servicio del Ahorro, la Eficiencia Energética y las Energías Renovables

Marketing al servicio del Ahorro, la Eficiencia Energética y las Energías Renovables

Martin Varsavsky | Spanish

Marketing al servicio del Ahorro, la Eficiencia Energética y las Energías Renovables