REINVENTAR LA MANERA DE DESARROLLAR NEGOCIO (Parte II)

Otro de los sectores empresariales más estrechamente vinculados al capitalismo centralizado de mercado convencional que a mi juicio se enfrenta a un serio desafío debido a la introducción de los nuevos modelos de negocio distribuidos y colaborativos es el del automóvil. El automóvil fue el eje central de la Segunda Revolución Industrial. En la transición que hoy estamos viviendo hacia una economía de la llamada Tercera Revolución Industrial, el énfasis recae en el incremento de la eficiencia energética y en la reducción de la huella de carbono. Están naciendo en todo el mundo numerosas redes sin ánimo de lucro de dicadas a compartir vehículo

Como en la mayoría de las iniciativas de emprendimiento a nivel mundial, nos guste o no, este tipo de servicios de vehículo compartidos están proliferando sobre todo en Estados Unidos, donde proliferan numerosas organizaciones de nueva generación en forma de red que proporcionan movilidad a centenares de miles de usuarios. A cambio de una tasa nominal de inscripción anual, los usuarios se  unen a una red de conductores de automóviles compartidos y reciben una tarjeta inteligente que les da acceso a aparcamientos y a vehículos. Los usuarios pagan luego en función del kilometraje recorrido, pero como la mayoría de las organizaciones de automóviles compartidos no tienen ánimo de lucro, el coste es menor que el que cobran las grandes empresas del alquiler de coches. Se estima que cada vehículo compartido puede eliminar de las carreteras hasta veinte coches convencionales. Los usuarios de estos servicios comentan que suelen reducir el kilometraje que recorren en coche en un 44% aproximadamente. La disminución de emisiones de CO2 puede ser, pues, espectacular. En opinión de los expertos como Jeremy Rifkin, a medida que se vayan generalizando las energías renovables y las infraestructuras de la Tercera Revolución Industrial, los aparcamientos de vehículos compartidos podrán suministrar electricidad verde in situ con la que abastecer vehículos de motor eléctrico con alimentación de red.

Estoy convencido que los servicios comunales de automóviles compartidos tienen muchas probabilidades de convertirse en una alternativa significativa al modelo convencional de adquisición de coches en el mercado, sobre todo, en áreas urbanas densas donde el coste de mantenimiento de un vehículo de esas características usado de forma no muy frecuente hace que sea una opción sin mucho sentido desde el punto de vista práctico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: