Marca personal

En el inexorable mundo interconectado que nos ha tocado vivir, con la circunstancia de una crisis sin precedentes, nos enfrentamos a una alternativa: o te disntingues o te extingues. Convertirse en una marca es la salida para sobrevivir, prosperar y por supuesto triunfar.

Es pura téoría económica básica la que nos dice que la unidad fundamental de la economía actual es el individuo. Actualmente, el mercado de trabajo está cambiando profundamente hacia la desmantelación de los equipos de trabajo cuando el proyecto finaliza. Así que se impone el profesinal independiente que va a ser contratado por proyectos. Se está imponiendo la marca personal: una persona inteligente, informada, que siempre está aprendiendo y creciendo, que sabe cómo venderse y lo principal, que desempeña una labor que despierta interés.

Todo está cambiando.  El “taller” de contabilidad va a ser sometido al mismo examen de productividad que los muelles. ¿Alguien sabe cuáles van a ser las nuevas reglas?: Sistemas de información. Tecnología de la información. Sistemas de planificación de recursos empresariales. Intranets. Programas de gestión de capital intelectual. Gestión de clientes empresariales. La Red. Mundialización. Liberalización mundial, etc.

Yo estoy convencido que una parte importantísima de los puestos o empleados de oficina van a desaparecer o entrarán en un proceso de cambio o renovación que no los va a reconocer ni “la madre que los parió”. Yo creo que esto es cuestión de los próximos 10 años.  Hay muchos profesionales que hemos llegado a la siguiente conclusión o pensamiento: ” No quiero atravesar la misma puerta  para trabajar, de lunes a viernes, durante 40 años, como mi hizo mi padre o mi abuelo. Creo que su vida laboral fue horrorosa.

Creo que lo que se impone es “valgo lo que mi último o próximo trabajo”. Y nada más. La mejora continua. Si no mejoro…estoy acabado. Caduco profesionalmente. A mi esto me gusta. Creo que este tiene que ser nuestro espíritu a partir de ahora. Y estoy seguro que muchos de los que me lean, esto no lo entiendan. Todavía queda muchísimo en esta país, de los de “para toda vida”. Será dificil. En realidad nos han educado (con las mejoras intenciones) pero equivocadamente, en el estudia, consigue una trabajo-nomina de empleado y si es en la Administración mejor  y llenate de deudas (sociedad del bienestar).  Hay que decidirse. Necesitamos una transplante urgente de actitud. La actitud de ser autosuficiente, de depender de nuestra capacidad, de buscar el perfeccionamiento constante. Una marca personal sólo cuenta a la hora de la verdad…con su historial, con sus proyectos.

Tenemos que ser capaces de trabajar en un proyecto memorable, asombroso…frente al “hacer lo que te manden”. Uno tiene que ser comprometido con su profesion, ser muy bueno en algo…frente a trabajar en los contenidos habituales. Hay que elegir los proyectos por que me van a enseñar mucho, me va a exigir notablemente y voy a hacer contactos extraordinarios…frente a es lo que me ha mandado mi jefe. Ser capaces de comprender que soy mi “cartera” de proyectos…frente al  Yo cumplo y no hago olas. Hay que vivir para los clientes…frente a Hago mi trabajo y hay que hacer de uno y amar las palabras:  Asombro…,Belleza…,Elegancia…,Revolución…,Impactar…,Comprometido, frente al “dejate de monsergas”. Y por último hay que aceptar la vida con los brazos abiertos…frente a los que están todo el día gritando: Ya te llegan bastantes problemas como para que busques más.

Los que sobrevivamos (yo pienso hacerlo), bien en nómina o fuera de ella, tendremos  que guardar en el baúl de los recuerdos, todo lo hasta aquí aprendido y tendremos que adoptar las cualidades y las actitudes del profesional independiente, que actúa como empresa de servicios. Seremos un producto y tendremos que mostrar una clara y patente distinción en algo. ¡

¡Suerte!

Anuncios

2 comentarios to “Marca personal”

  1. Bien Mario, así me gusta “evangelizando”. A ver si de una vez por todas nos damos cuenta de que se acabaron los “empleos” para toda la vida. Si me lo permites y para que la gente tenga claro el concepto haría dos puntualizaciones a tu artículo:

    1)No somos productos ni nos vendemos. Somos personas y lo que tenemos que vender es nuestro trabajo, lo que sabemos hacer y en lo que aportamos valor. Ese es nuestro producto.

    2)La gente se asusta con el término “marca” y lo asocia a algo frío y empresarial. De lo que va esto es que te preguntes lo que quieres en la vida, trazes un plan y vayas a por ello con las herramientas adecuadas. No hay mas.

    Un abrazo,
    Javier

    • Apreciado Javier, gracias por tus comentarios.Me gusta que se participe en mi blog.
      Cuando quiero decir producto, no entro en el contexto personal, sino lo que tu puedes ofrecer a otra empresa. Hay que pensar como empresa. Si tu trabajo es lo suficientemente bueno para cubrir esa necesidad.Pero me parece fenomenal ese toque humanista, que efectivamente se está perdiendo.
      Y desde luego si te digo que hay que saber venderse, seguridad y confianza. Si no sabes venderte tú, malamente venderas otra cosa.
      Y si estoy de acuerdo en que hay que preguntarse ¿Qué quiero ser? ¿Qué quiero defender? ¿importa mi trabajo? ¿Estoy dejando huella? No hay que tener reparos en preguntarse esto periodicamente.

      Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: